Pedir ayuda a tiempo:

 

Para que una pareja avance positivamente en su relación es necesario que se combinen varios factores: respeto, pasión, sinceridad, comunicación y diálogo fluido, compromiso, pasar cierta cantidad de tiempo juntos, etc. Pero de todos estos aspectos hay uno que destaca sobre los demás, y es que exista un equilibrio entre el dar y recibir de forma que cada uno aporte un 50% al valor del vínculo.

 

Si uno de los dos da más de lo que recibe, el otro lógicamente recibe más de lo que da, por lo tanto hay un desequilibrio que pone en riesgo la relación. El  que da de más toma inconscientemente el rol de padre o madre y el que recibe de más se convierte en una especie de hijo o de hija. Cuando esto sucede es que ambos están reproduciendo circunstancias no resueltas de su familia de origen. Esto puede provocar que se pierda la pasión ya que es más difícil que fluya el deseo con alguien que te hace de padre o madre o que se comporta como si fuera tu hijo o tu hija. También desde esta posición se complica la comunicación ya que no hay lugar para que el diálogo se constituya entre adultos, sino entre un adulto que hace de niño o niña y otro que hace de papa o mamá.

 

El dominante en la relación puede serlo como si fuera un padre autoritario o un hijo malcriado, y el sumiso puede serlo como un hijo obediente o como un papá o mamá excesivamente permisivo. Pero las consecuencias acaban siendo siempre las mismas: el que "recibe de más" puede sentir un gran peso al no poder devolver en la misma intensidad y por ello terminar la relación o mantenerse dentro de ésta pero infantilizado, es decir dejándose cuidar excesivamente generándole un gran peso a la otra parte. Y el que "da de más" tarde o temprano se hartará y reclamará que se le compense todo de golpe o romperá el vínculo si es que antes no enferma por agotamiento.

 

Cuando se generan estas dinámicas al encontrarse uno tan absorbido dentro de la relación, se puede volver muy difícil y hasta casi imposible encontrar soluciones sin ayuda externa. Esta ayuda externa deberá buscarse en un profesional neutral que desde su formación y experiencia le facilite a cada uno ocupar su lugar correcto en la relación, es decir como  adulto responsable de sí mismo que no utiliza al otro para cubrir sus carencias. Pedir ayuda a tiempo exige ir más allá del propio orgullo, reconocer las dificultades presentes e invertir tiempo y energía si uno no quiere seguir sufriendo y seguir  generándole sufrimiento innecesario a su pareja.

José Miguel Burguete

Terapeuta Gestalt individual y parejas, Coach, facilitador en talleres de Constelaciones Familiares y Teatro Terapéutico

 

Dirección: Carrer del Ter, nº 20, entresuelo 12, 08026 Barcelona. (Muy cerca Metro L1, L2 y de cercanías Renfe "Clot")

 

Teléfono:
619500774
(también WhatsApp)

 

Email:

info@espacioaquiyahora.com

 

Espacio Aquí y Ahora en Facebook

Organizo actividades en Uolala
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Espacio Aquí y Ahora