Frases sanadoras:

Las siguientes frases te pueden inspirar para mejorar la calidad de tus vínculos familiares, gestionar mejor tus emociones o tratar síntomas que limiten tu bienestar. Te recomiendo que las utilices como modelo para desarrollar tus propias frases reescribiéndolas según sea tu caso concreto, y que no las utilices literalmente. Posteriormente las puedes utilizar en tus meditaciones o del modo que tu desees para interiorizarlas e integrarlas en tu inconsciente.

1) Frases sanadoras para realizar un cierre sano a una relación de pareja:

- Lo que no ha funcionado entre nosotros yo tomo mi parte de responsabilidad, y dejo en ti tu parte de responsabilidad.
- Muchas gracias por todo lo que he aprendido y crecido a tu lado en el tiempo que hemos compartido juntos.
- Te otorgo un lugar especial en mi corazón pero no como mi pareja ni tampoco como el de "mi gran amor"
- Te deseo que seas todo lo feliz que esté en tus manos serlo.
- Y me despido te ti como pareja para que ambos tengamos la posibilidad de crear un nuevo amor con otra persona cuando sea nuestro momento.

 

2) Frases sanadoras para la despedida final ante el duelo por la muerte de un ser querido:

- Ya no necesito mantenerme en el dolor  para que permanezcamos conectados, ya que tenemos el amor.
- Respeto y dignifico tu destino y tu experiencia de vida al completo, con todas tus tristezas y todas tus alegrías.
- Y también respeto y dignifico el modo y el momento en que te aconteció la muerte ya que fue así como tu alma decidió partir.
- A partir de ahora te echaré de menos únicamente desde el cariño y con una inmensa gratitud, sin necesidad de seguir doliéndome por tu ausencia y sin lamentarme por mis fantasías de lo que podría haber sido mejor y no fue.
- Hoy me despido de ti , y me quedo en la vida siguiendo mi propio camino hasta el día en que mi muerte por destino nos permita reencontrarnos.
- Y de mientras te dedicaré mis alegrías junto con todos mis éxitos presentes y futuros.
- ¡Hasta siempre!

 

3) Frases sanadoras para para dejar de sentir rencor con el padre o la madre:

- Mamá/Papá, estoy cansado de vivir enfadado/o y resentido/a contigo, ya no deseo más seguir alimentando estos sentimientos, ya no tienen ningún sentido para mí.
- Tomo la vida que me has dado con el precio y el dolor que me ha supuesto, y este precio decido pagarlo desde el amor.
- En tu rol de padre/madre lo hiciste conmigo lo mejor que pudiste y supiste con los recursos y la consciencia que disponías.
- Y lo que me pudiste dar que me resultó positivo lo tomo como suficiente para posicionarme ante ti como el adulto/a que soy, y no más como un/a niño/a que sigue herido/a.
- Renuncio a la fantasía de que tengo derecho a reclamarte más, porque mis heridas sólo son mías, y nadie tiene que darme nada por ello.
- Tu eres el padre/ la madre que la vida escogió para mí, por lo que eres el mejor/ la mejor padre/madre que podría tener.
- Ésta es la forma en que decido llevarte en mi corazón, y éste es el modo en el que a partir de ahora me permito tomar tu fuerza para dirigir mi vida.

 

4) Frases sanadoras para dejar de sentir una pena profunda por el padre/ madre:

- Papá/mamá, respeto y dignifico tu destino tal como lo has vivido con todo el dolor que te ha supuesto.
- Mi pena y mi lástima no te aportan nada, y a mí me genera mucho dolor cargar con estos sentimientos.
- Como yo soy el pequeño/a y tu el/la grande, no tiene sentido que cargue con tu dolor sobre mis hombros, así que con muchísimo amor y cariño lo dejo contigo.
- A partir de ahora te dedicaré únicamente mis alegrías y mis éxitos, y dejaré de utilizar el sufrimiento para seguir conectándome amorosamente contigo.

 

5) Frases sanadoras para dejar de colocarme como padre o madre de cualquier otro familiar mayor que yo:

- Papá, mamá, tu eres el mayor, y yo soy el pequeño a tu lado.
- No puedo seguir haciéndote de padre o madre porque con ello me hago daño.
- A partir de ahora si reclamas que te dé lo que no me corresponde darte por la posición que ocupo ante ti, te podré límites desde el amor.
- La fuerza que necesitas yo no te la puedo dar, sólo te la pueden dar tus padres genuinos, y por ser los genuinos son los mejores para ti.

 

6) Frases sanadoras para dejar de ocupar el lugar de pareja para mi padre/madre:

- Papá, mamá es mucho mejor para ti que yo porque ella es la grande/
> Mamá, papá es mucho mejor para ti que yo porque él es el grande
- Yo soy tu hijo/a, sólo tu hijo/a
- El cariño que te falta de de tu pareja, o por el hecho de no tener pareja, yo no puedo dártelo sin hacerme daño con ello.
- Soy demasiado pequeño/a para ti, además deseo vivir mi propia vida y construir mi propio vínculo de pareja.

 

7) Frases sanadoras para dejar de sentirse víctima de un perpetrador:

- Tomo el dolor que sufrí por tu causa como destino, contigo viví una experiencia que me correspondió vivir para aprender de ella.
- Lo que me hiciste fue generado por tu inconsciencia, no por tu maldad porque la maldad no existe.
- Te libero de que sigas ocupando para mí la posición de perpetrador, y me libero a mismo/a de la posición de tu víctima.
- Ya no me debes nada por mi dolor, y ya no te reclamo nada por lo que pasó.
- Deseo que logres encontrar tu paz interior.

 

8) Frases sanadoras para dejar de ser yaciente de un fallecido/aborto:

- Tú eres mi hermano mayor/tío/abuelo/a, y yo soy tu hermano menor/sobrino/nieto/a.
- Yo no puedo vivir por ti ni ocupar tu lugar en la familia porque si lo hago me hago daño, y tú te quedas sin un lugar propio que ocupar.
- Me diferencio de ti para poder reconocerte y para que cada uno podamos ocupar nuestro lugar en el sistema.
- Te doy un lugar en mi corazón, respetando tu destino y tu fallecimiento tal como te aconteció.
- Y te honro a partir de ahora construyéndome mi propia vida y dedicándote mis alegrías y mis éxitos.

 

9) Frases sanadoras para colocarme en el lugar que me corresponde respecto a mi hermano/a:

- Tu eres mi hermano/a mayor, y yo soy tu hermano/a pequeño/
> Tu eres mi hermano/a pequeño, y yo soy tu hermano/a mayor.
- Yo no puedo darte más porque perdemos ambos nuestro lugar/
> Yo no puedo recibir tanto de ti porque perdemos ambos nuestro lugar.
- Y para que así sea te pondré límites desde el amor, para que nuestra relación nos resulte sana y no un impedimento a la hora de vivir nuestra propia vida
- Te quiero hermano/a, y me alegro de que ambos pertenezcamos a la misma familia.

 

10) Frases sanadoras para colocarme en el lugar que me corresponde con mi pareja:

- Yo soy tu pareja, no tu padre/madre
> Yo soy tu pareja, no tu hijo/a
- A partir de ahora si me pides más de lo que me corresponde darte como pareja te pondré límites desde el amor
> A partir de ahora si me das más de lo que me corresponde recibir como pareja te pondré límites desde el amor
- Puedo ser feliz contigo y sin ti, y escojo serlo a tu lado.
- Yo no te necesito y tu no me necesitas, y elijo compartir mi vida contigo.

 

11) Frases sanadoras para honrar mi síntoma:

- ¡Hola síntoma!, eres la señal que necesito para descubrir una emoción que mantengo reprimida, y un desorden en la posición que ocupo ante mis seres queridos o allegados.
- En estos momentos te sufro como una limitación de mis capacidades, o como un dolor físico que incomoda mi salud y mi bienestar.
- Me resultaría muy sencillo sufrirte victimizándome, desvalorizándome o culpabilizándome ante tu presencia.
- En cambio, agradezco la oportunidad que me ofreces de fortalecer mi consciencia a través del aprendizaje que me estás proporcionado.
- De mi depende utilizarte como aliado y maestro de vida o convertirte en un problema por el que luchar contra mí misma.
- Cuando sientas que ya he liberado del dolor emocional que me querías reflejar, o que por fin ya me encuentro ocupando el lugar que me corresponde ante quien estaba desordenado, podrás retirarte o reducir tu intensidad.
- Escojo no utilizarte para aprovecharme de las personas que tengo a mi alrededor, pero sí que me permitiré pedir y recibir ayuda de ellos ya que tal vez sea éste el aprendizaje que debo realizar.
- Y yo permitiré que te retires sin apegarme a las posibles ventajas que me hayas generado o le hayas aportado a las personas de mi alrededor.

 

12) Frases sanadoras para honrar el dolor de las mujeres del clan familiar:

- Mamá, abuelas, tías, bisabuelas y a todas las mujeres de mi clan familiar, os honro por muchos motivos.
- Honro el dolor que padecisteis en vuestra condición de mujer por la época que os tocó vivir.
- Honro a vuestras niñas interiores heridas a las que muchas veces les faltó amor y cuando les fueron impuestas prohibiciones y obligaciones de forma arbitraria.
- Honro el dolor que generaron en vuestros corazones los hombres que no os supieron respetar y valorar como merecíais.
- Honro aquello que os frustró como madres y todo lo que os impidió que pudierais disfrutar más de vuestra maternidad.
- Honro los límites que os impuso la sociedad en todo aquello en lo que no os dieron las mismas oportunidades que a los hombres.
- Y os honro en las enfermedades y en los accidentes que fueron provocados por todo aquello que tuvisteis que callar.
- También os honro en vuestras alegrías, en vuestras ilusiones y en todos vuestros instantes de felicidad ya que gracias a ellos pudisteis en muchos momentos difíciles manteneros de pie y seguir adelante.
- Lo honro todo porque vuestro dolor sufrido no os convierte en mujeres desgraciadas, sino en mujeres que crecieron y evolucionaron a través de sus experiencias.
- A todas vosotras os llevo en mi corazón con mucho respeto y orgullo ya que fuisteis, sois y seréis siempre grandes mujeres dignas de admirar.

 

13) Frases sanadoras para honrar el dolor de los hombres del clan familiar:

- Papá, abuelos, tíos, bisabuelos y a todos los hombres de mi clan familiar, os honro por muchos motivos.
- Honro el dolor que padecisteis en vuestra condición de hombre por la época en la que os tocó vivir.
- Honro a vuestros niños interiores heridos, especialmente cuando no os permitieron llorar vuestras tristezas ante el mandato de que los hombres no lloran.
- Honro vuestra frustración ante las veces que creísteis que valíais únicamente por vuestro trabajo, o por vuestra capacidad de generar dinero.
- Honro vuestro miedo a parecer débiles y vulnerables, y todo el esfuerzo que debíais hacer para aparentar lo contrario.
- Honro vuestro conflicto interior entre conectar con vuestro corazón o mostraros como se suponía que tenían que mostrarse los hombres.
- Y honro el dolor que generó en vuestra salud y en vuestro cuerpo la falta de libertad a la hora de expresar vuestros sentimientos.
- También os honro en vuestras alegrías, en vuestras ilusiones y en todos vuestros instantes de felicidad ya que gracias a ellos pudisteis en muchos momentos difíciles manteneros de pie y seguir adelante.
- Lo honro todo porque vuestro dolor sufrido no os convierte en hombres desgraciados, sino en hombres que crecieron y evolucionaron a través de sus experiencias.
- A todos vosotros os llevo en mi corazón con mucho respeto y orgullo ya que fuisteis, sois y seréis siempre grandes hombres dignos de amor.

 

14) Frases sanadoras para honrar el dinero:

- Hola dinero, te honro porque representas para mí la energía nutricia que requiero para desarrollarme personalmente y socialmente.
- Honro las fuentes a través de las que te obtengo, tanto si son a través de mi propio desempeño o como solidaridad a través del esfuerzo realizado por otras personas a las que les importo.
- Te honro porque como energía pura tienes el potencial de generar mucho bien, a pesar de que muchas veces no te sepamos utilizar de una forma sana y consciente.
- Te honro porque facilitas nuestros intercambios, como herramienta permites que nuestra vida sea mucho más sencilla aunque muchas veces no sea así, cuando te contaminamos con nuestros apegos y aversiones.
- Te honro cuando estimulas mi creatividad ante mi motivación de generarte y obtenerte desarrollando nuevos proyectos.
- Te honro porque me obligas a mantenerme con los pies en la tierra y a no perderme en sueños utópicos que únicamente sirven para alimentar mi fantasía.
- Y te agradezco todo lo que puedo aprender contigo de mi mismo, ya que muchas veces actúas como señal ante aquello que tengo que resolver de mi pasado o soltar respecto al pasado familiar.
- De mi depende no utilizarte como excusa para justificar mi sufrimiento, atraparme en el autocompadecimiento o limitar mi empoderamiento.
- Gracias por todo lo que me muestras y por desafiarme cuando caigo en el conformismo.
- Me predispongo a utilizarte con sabiduría, consciencia y amor y a generarte siempre de un modo sano para mí y para los demás.

 

 15) Frases sanadoras para superar un amor no correspondido:

- Respeto que no sientas por mí lo mismo que yo siento por ti, porque no soy el dueño de tu corazón.
- Mi amor no me da derecho a ser correspondido ni a ti te obliga a corresponderme.
- Las señales que me diste o que yo imaginé sobre que lo nuestro podría ser no representan ninguna traición, ya que todo el mundo tiene la libertad de cambiar de opinión.
- Gracias al dolor que me ha generado esta experiencia tengo la oportunidad de desligar mi amor propio del amor que sientan o no sientan los demás por mí.
- Me permito aprender con tu negativa el valor que representa soltar y dejar caer lo que no es para mí.
- Me permito seguir adelante con mi vida agradeciéndome lo que fui capaz de amarte, y lo que ahora soy capaz de amarme a mí mismo a pesar de que no siempre logre cumplir mis expectativas.
- Mi corazón queda libre para volverme a enamorar pero con una mayor madurez, porque ahora tengo más recursos para darle más valor a lo real que a lo esperado o fantaseado.
- Te deseo que seas muy feliz, que encuentres a alguien especial para ti, y me deseo a mí lo mismo.
- Quedo en paz contigo y te llevaré siempre en mi corazón como un maestro que me facilitó crecer y evolucionar en la práctica del desapego.

 

16) Frases sanadoras para reconciliarme con mi niña interior:

- Eres la niña pequeña que fui en el pasado y que sigues presente en el interior de mi corazón.
- Representas mi vulnerabilidad y mi deseo de amor, tanto para darme cuenta de que siento que amo como para permitirme recibir amor.
- Muchas veces te he juzgado cuando tu demanda de amor me resultaba insaciable, o cuando me sentía obligada a buscar el amor en personas que no querían o podían ofrecérmelo.
- Y también muchas veces te he juzgado cuando me congelaba o me sentía forzada a rechazar el amor que me daban por no sentir que se ajustaba a mi ideal de amor.
- No me daba cuenta de que a quien realmente reclamabas ese amor era a mí, a la mujer adulta que soy, y por este motivo te he ignorado muchas veces al asustarme ante tus emociones.
- Tú no me conviertes en frágil ni en débil, ni tampoco representas un monstruo con el que tengo que luchar cuando siento que mis afectos me desbordan.
- Me alegro mucho de sentirme preparada para reconocerte, estoy aprendiendo a escucharte y sé que juntas lograremos sanar todas nuestras heridas pasadas, presentes y futuras.
- Te prometo que haré todo lo que esté en mis manos para aprender a consolarte y acompañarte en los momentos difíciles, y también me permitiré nutrir y disfrutar de tu alegría, tu vitalidad y tu espontaneidad.
- Permaneciendo conectadas y unidas nunca más volveremos a sentir que nos falta amor porque siempre nos tendremos la una a la otra.

 

17) Frases sanadoras para honrar la emoción de la tristeza:

- ¡Hola tristeza!, tú eres la emoción que me permite reconocer mis pérdidas y mis frustraciones.
- Ante las pérdidas me ayudas a elaborar mis duelos, tomar consciencia de lo que ha cambiado en mi vida, darle valor a mis recuerdos y abrirme a lo nuevo que me ofrezca la vida.
- Ante mis frustraciones me acompañas en el proceso de soltar mis expectativas, aceptar mis límites como el ser humano que soy y reelaborar mis metas y objetivos de forma más ajustada a mi realidad.
- Gracias a ti y a que te he experimentado en muchas ocasiones me resulta más sencillo empatizar y reconocer el dolor en quienes me rodean.
- Gracias a ti aprendo a sentir a mi corazón no solamente a través de las emociones dulces y agradables, ya que si así fuera me mantendría atrapado en un estado de permanente ingenuidad.
- Sin ti me quedaría estancado en el enfado y en la ira ante la tentación de perpetuarme de protesta por todo aquello que no sucedió a mi gusto.
- Sin ti no podría vaciarme de pasado o de lo que ya no es para mí, por lo que no podría llenarme de presente y de lo que sí me corresponde vivir en el ahora.
- Pero a veces te utilizo de forma negativa cuando me aprovecho de tu presencia para victimizarme, estancarme en mi autocompadecimiento o darme valor e importancia a través del sufrimiento.
- Escojo vivirte de otro modo, escojo permitirme el consuelo pero sin convertir éste en un modo recurrente de demandar amor a los demás.
- Escojo llorarte también en soledad pero sin transformarte en depresión y en apatía por muy atractivo que me resulte a veces fusionarme con la amargura.
- Te acepto como compañera de vida, te reconozco como una gran aliada y no como enemiga, y te considero una buena amiga, esa amiga que de vez en cuando me visita recordándome que todo cambia y que nada dura para siempre.

 

18) Frases sanadoras para reconocer a un/a hijo/a como adulto/a:

- ¡Hola hijo/a!, te reconozco como el hombre / la mujer adulto/a en que te has convertido.
- Ya no necesito que me necesites para que me sienta valioso a través de seguir ejerciendo el rol de padre/madre.
- Ya no es necesario para mí que limites tus capacidades adultas para que siga demostrándome a mí mismo/a que te amo protegiéndote o cuidándote.
- Y ya no espero que me demuestres a través de tus comportamientos y actitudes que ya eres una persona adulta, lo eres simplemente por la edad que tienes.
- Jamás volveré a decirte que lo que le da más sentido de mi vida son mis hijos porque no es así, lo que le da sentido a mi vida es que estoy vivo/a.
- A partir de ahora te trataré como el ser humano adulto que eres, sin regañarte como si todavía fueras un niño / una niña, y sin consentirte como si todavía no fueras lo suficientemente maduro/a para sostener límites.
- Siempre seré tu padre/madre pero únicamente desde el amor, y no porque me sienta todavía responsable de ti ya que ningún adulto es responsable de otro adulto.
- No tienes que vivir la vida que a mí me gustaría, ni tienes que ser o parecer el hijo / la hija de quien pueda presumir, y tampoco permitiré que seas la escusa o el motivo que justifique mis preocupaciones.
- Tienes mi bendición para que vivas tu propia vida a tu manera, para tomar tus decisiones libremente, y para que te sientas siempre amado/a y querido/a por mí a pesar de mis imperfecciones.

 

19) Frases sanadoras para honrar a mis antepasados:

- Papá y mamá, abuelos y abuelas, bisabuelos y bisabuelas y a todos aquellos que me antecedieron.
- Mi vida procede de vosotros, pero también de cómo se forjaron vuestros destinos por la época en que os tocó vivir y vuestras circunstancias personales.
- En dichos destinos hay experiencias que os proporcionaron alegría y otras en las que vuestro corazón quedó herido o en las que vosotros heristeis, ya que el herir también forma parte de la vida.
- Me alegro por todo aquello que os hizo sentiros felices, y respeto todo aquello que os causó drama y desdicha.
- Desde mi Alma infantil he asumido algunas de vuestras heridas y las he acoplado en mi destino.
- Así lo he hecho inconscientemente a través de la fantasía de que repitiendo o reparando vuestras vivencias os demuestro un gran amor y una gran lealtad.
- Me doy cuenta de que yo soy el pequeño a vuestro lado y de que vosotros sois los grandes, por lo que vosotros estáis mucho más preparados que yo para soportar vuestras propias heridas.
- Con mucho afecto y cariño me propongo soltar todo aquel dolor que estoy cargando que es más vuestro que mío, pero soy consciente de que para soltarlo deberé transitar un proceso que requiere pasar por diferentes fases y etapas.
- Este proceso me permitirá ampliar mi nivel de consciencia, evolucionar y aportar todo lo que yo aprenda a la memoria colectiva familiar.
- Os llevo a todos vosotros y vosotras en mi corazón, sois mis raíces, sois la fuente del valor y coraje que necesito para afrontar los retos y desafíos que me toque vivir, y sois también quienes llenáis de amor mi corazón para que sienta que todo este camino tiene un sentido positivo.

 

20) Frases sanadoras para mejorar nuestra relación con la comida: 

- Hola comida!! tu representas la energía que necesito para que mi cuerpo pueda funcionar en este plano terrenal.
- Cuando abuso de ti es porque pretendo utilizarte para llenar mi vacío de amor.
- Y cuando te rechazo es porque rechazo el amor que recibo al no ajustarse a mi expectativa.
- Tu representas mi hambre de amor de mamá cuando te utilizo como sustituto ante mi carencia de dulzura.
- Tu representas mi hambre de amor de papá cuando siento el impulso de consumir harinas en exceso.
- Y representas mi preocupación por el estado de ánimo de mis seres queridos, especialmente cuando uno de ellos se encuentra deprimido y no lo quiere reconocer.
- Me predispongo a que únicamente simbolices la forma en que yo me amo y cuido de mí mismo.
- Y me predispongo a disociarte del tipo de amor que anhelo recibir de los demás ya que cada persona expresa su amor como sabe y puede.
- Con ello lograré dejar de utilizarte como consuelo por no sentirme amado o valorado como me gustaría.
- Y con ello lograré también darte el lugar que mereces en mi vida, un lugar de respeto y de agradecimiento por nutrirme de la energía que requiero para vivir mi propia vida

 

21) Frases sanadoras para facilitar quedarse embarazada:

- ¡Hola bebé! soy tu futura mamá y quiero transmitirte mi deseo de que podamos encontrarnos en esta vida, yo como tu mamá y tú como mi hijo o hija, según sea el sexo con el que quieras nacer.
- Aunque todavía no te encuentres en mi vientre, quiero que sepas que ya te amo y que ya te siento en mi corazón.
- Sé que necesitas tu tiempo para escoger el mejor momento para ser concebido, puede que sea poco o mucho tiempo, o tal vez decidas que no será en esta vida sino en una siguiente.
- Mi deseo de tenerte no puede ser superior a tu deseo de nacer, y por esto respetaré que llegues en tu momento o que no llegues si así lo consideras.
- Pase lo que pase no utilizaré ni mi impaciencia ni mi posible frustración en el caso de que no nos encontremos en esta vida para sufrirte y sufrirme.
- Y si te sufro, quiero que sepas que haré todo lo que esté en mis manos para aceptar lo que suceda y superar mi pena.
- En estos momentos tu eres más sabio que yo porque no tienes que mediar con un Ego, así que decide tu cuando y como vendrás a mí si es que está escrito en nuestro destino que nuestro encuentro será en esta vida.
- Y si decides nacer quiero que sepas que te cuidaré y te amaré como mejor sepa y pueda, sin exigirme ser una madre perfecta para ti al igual que no exigiré que seas tú quien deba cubrir mis carencias o mis expectativas.
- Tampoco te utilizaré para darle sentido a mi vida porque sé que supondría una carga muy pesada para ti, mi vida tiene ya sentido por el simple hecho de estar vida.
- Tu papá será el mejor para ti porque será el papá que tú has escogido, y desde el primer momento te facilitaré el acceso a él para que lo puedas amar tanto como a mí.
- Te espero con amor y deseo pero también con paciencia, porque tengo la confianza absoluta de que pase lo que pase será lo mejor para los dos.

 

22) Frases sanadoras para superar complejos físicos estéticos:

- ¡Hola cuerpo! gracias a ti tengo la oportunidad de vivir, sentir y expresarme en este plano existencial.
- En muchos momentos me molesto contigo o con una o varias partes concretas de ti porque no se ajustan a mi ideal de belleza.
- Este ideal, aunque lo sienta mío, realmente no es mío, sino que me viene marcado por los estereotipos que marca la sociedad o porque me influyen en exceso las personas que tengo a mi alrededor.
- Muchas veces permito que este ideal se entremezcle e influya en facetas de mi vida que no están tan conectadas contigo como me imagino: mi atractivo sexual, mi autovaloración y autoestima, mis posibilidades de desarrollarme profesionalmente, las personas con las que puedo aspirar a relacionarme y otras más.
- Me olvido entonces que como cuerpo representas mucho más que una imagen, representas vida, mi capacidad de sentir amor y de sentirme amado, mi salud física y mi bienestar interior.
- A veces te utilizo como cortina de humo para no darme cuenta de que mis inseguridades y mis vacíos existenciales tienen que ver con cosas mucho más profundas que con mi imagen y mi estética.
- A partir de ahora te prometo que exploraré más profundamente los sentimientos que no me permiten sentirme mejor conmigo mismo.
- Estos sentimientos tienen más que ver con mi historia personal y con la historia de mi familia que no con el tamaño o la forma de cualquier parte de ti.
- Te honro y te amo tal como eres porque eres mi cuerpo, mi hogar más íntimo junto con mi corazón y mi motor de vida, por lo que estás muy por encima de aquello que se considere estético o antiestético.

 

23) Frases sanadoras para honrar a quien me cae mal:

- ¡Hola! gracias por la incomodidad e inquietud que me generas con tu presencial real o imaginada ante la oportunidad que me ofreces de descubrirme a mí misma.
- Tal vez sea porque te envidio, porque inconscientemente compito contigo, porque te atreves a expresar algo que yo callo o de un modo del que yo no me atrevo, o simplemente porque me recuerdas a alguien del pasado que me hizo daño.
- Tal vez sea porque veo en ti la generosidad que yo misma no me encuentro, o la queja y la demanda que yo misma siento y que con tanto esfuerzo contengo, o porque sencillamente te permites complacerte en aquello que yo quisiera si mis valores morales o éticos me lo permitieran.
- Si es porque pones a prueba mi capacidad de poner límites, por eso sólo ya sólo representas un gran maestro para mí.
- Y si es porque no soporto reconocer tu sufrimiento y tu tormento, me estás mostrado situaciones posibles de la vida de las que escapo porque no quiero considerar que eso también me podría pasar a mí.
- También es posible que ni siquiera me caigas mal, sino que me da miedo que los demás se den cuenta de que me identifico en parte contigo.
- O porque sencillamente necesito que haya alguien a quien detestar para culparle de lo que no funciona bien en el mundo o en mi vida.
- En cualquier caso te considero un espejo que me devuelve una imagen profunda de mi misma, el espejo que me muestra y me demuestra mi inconsciencia, y el espejo que me refleja aquello que más me horroriza admitir.
- Gracias a ti mi vida puede mejorar y mi consciencia elevarse cuando mi valentía me permita profundizar en la razón por la que el destino ha provocado nuestro encuentro.

 

24) Frases sanadoras para superar mis celos:

- ¡Hola sentimientos de celos! cuando surgís en mi mente me resultáis tan convincentes que no me queda espacio para dudar de la certeza con la que os presentáis.
- Sois como un bofetón en mi mejilla de alguien que me dice que si no hago nada me quitarán una fuente de amor que es imprescindible para darle sentido a mi vida.
- Mi corazón late desenfrenadamente, mis músculos se tensionan y mis pensamientos se disparan como si se tratara de intentar evitar algo terrible, sin darme cuenta de que lo terrible es precisamente creerme que es inevitable sentirse así.
- Pero en mi interior sé realmente lo que me queréis mostrar, me mostráis que dentro de mi habita una niña atrapada en su pasado, una niña que se siente indefensa ante la fantasía de que podría perder el amor de mamá o papá.
- Me mostráis lo que no he resuelto interiormente con mis padres, me mostráis que todavía dependo de un amor que considero tan necesario como el oxígeno, y me mostráis que hay una parte de mi que no ha madurado porque todavía no ha aprendido realmente a amar.
- Ese amor que me faltó de papá o mamá, o que yo interpreté que me faltaba, jamás podrá ser compensado ni satisfecho con nadie, ni con la pareja, ni con los hijos, ni con amigos ni tampoco con mis propios padres.
- Ese amor que me faltó me hizo creer que el amor es como una substancia que se tiene o no se tiene, y si no se tiene la vida deja de tener sentido.
- Es mi conexión con el amor lo que está errado, el amor no es ninguna substancia, el amor es lo que yo soy, por lo que no es cuestión de tenerlo o de no tenerlo sino de serlo.
- Y si yo soy amor inevitablemente soy abundancia de amor, este es el descubrimiento que permite que una niña se convierta en adulta y que un niño se convierta en un hombre de verdad.
- A partir de ahora no utilizaré mis celos ni para imponer mi voluntad a quienes amo, ni para sufrirme en silencio como si sentirme así no tuviera solución, mis celos serán la señal de que mi niña interior necesita que sanemos juntas nuestras heridas de desamor.

 

25) Frases sanadoras para descubrir la causa de mi insomnio:

- ¡Hola insomnio! tu me mantienes despierta por las noches para vigilar el ataque de un enemigo simbólico.
- Este enemigo representa una experiencia que ya me sucedió en el pasado o que sucedió en el pasado familiar.
- Y mi necesidad de vigilar representa un intento de protegerme a mí, o a mis seres queridos, o a mi familia al completo.
- Puede que vigile para que no vuelva a suceder una infidelidad, una ruina económica, una enfermedad, una muerte súbita, un maltrato o abuso, un abandono, ser despedido del trabajo o cualquier cosa que dañó y que generó la fantasía de que si se hubiera vigilado se hubiera podido evitar.
- Pero es tanto el dolor que aquello ocasionó que también me genera un gran temor reconocerlo, por lo que es mi inconsciente quien me obliga a vigilar aquello que yo con tanto esfuerzo evito reconocer.
- En las guerras siempre es necesario por las noches que ciertos soldados hagan guardia para evitar un ataque por sorpresa.
- Tanto si soy consciente de ello como si no lo soy, me mantengo en guardia y velando para evitar que se vuelva a repetir aquella tragedia que tanto lastimó.
- ¿Desde cuándo tengo insomnio?, ¿en qué franja horaria es más pronunciado?, ¿en qué época del año?, ¿me sucede siempre o especialmente cuando duermo en una casa determinada o con alguien en concreto?
- Las respuestas a estas preguntas son clave para descubrir lo que me oculto a mí misma, así que en vez de pelearme contigo, mi querido insomnio, voy a descubrir que es aquello que me quieres mostrar.
- Y cuando lo descubra lo sanaré emocionalmente, expresaré las emociones que todavía no he liberado, resignificaré aquella tragedia del pasado para obtener un aprendizaje, o soltaré esa lealtad si aquello que sucedió no forma parte realmente de mi historia personal.

 

26) Frases sanadoras para no quedar atrapados en la culpa: 

- ¡Hola culpa! tu eres la emoción que me facilita reconocer el daño que le he podido ocasionar a otras personas o a mí misma.
- Gracias a ti puedo reflexionar sobre mi error, aprender de ello y evitar en un futuro actuar del mismo modo.
- La manera sana de gestionarte es a través del arrepentimiento, arrepentirme de lo que hice o de lo que no hice y de las consecuencias que provoqué para poder reparar la situación si es posible, pedir disculpas si es necesario y actuar mejor o diferente la próxima vez.
- Pero a veces no me basta con el arrepentimiento, por lo que siento la necesidad de castigarme de algún modo como si eso permitiera expiar mi falta.
- Me puedo autocastigar de forma directa provocándome un daño, de forma indirecta forzando a que las personas de mi alrededor me rechacen o se aprovechen de mí, o saboteando las situaciones que me podrían generar una gran alegría y disfrute.
- En todo autocastigo es inevitable terminar haciendo daño otra vez, por lo que no sólo no resuelvo ninguna culpa sino que, además, la amplifico provocándome con ello más autocastigo, y así sucesivamente.
- Ante mis errores, la vida con su sabiduría sabrá corresponderme con las consecuencias necesarias para mi aprendizaje, así que renuncio al autocastigo y me limito al arrepentimiento.
- Asumo que como humano me equivoco y me seguiré equivocando mientras viva, y asumo que por cada error que cometa me corresponde siempre un arrepentimiento y un aprendizaje.
- Y también tengo que vencer la tentación de culparme de circunstancias en las que realmente no tenga ninguna culpa para darme un protagonismo que no aporta nada bueno.
- Renuncio a la fantasía de que con mi culpa me demuestro a mí mismo y demuestro a los demás el nivel de mi bondad y de mi empatía, o mi espíritu de sacrificio.
- Así quedo en paz contigo, querida culpa, y te doy un lugar en mi vida como una emoción más que me posibilita crecer interiormente y madurar.

 

 27) Frases sanadoras para tomar a la madre:

- ¡Hola mamá! eres la mujer que me transmitió la vida, y ya sólo por eso mereces que te dé tu lugar en mi corazón.
- Aquello que me dolió de ti por lo que me faltó o me sobró respecto a tus comportamientos conmigo, lo tomo como el aprendizaje que provoca el hecho de nacer a través de una mujer falible.
- Escojo transformar todos mis resentimientos y rencores hacia tu persona en compasión y humildad, ya que todo sucedió de la única forma que podía suceder.
- Sobre tu sufrimiento personal, en vez de sentirte desgraciada ante tus tragedias decido sentirte digna, tu destino te honra porque representan todos tus aprendizajes.
- Por todas las veces que me sentí superior a ti al no saber valorarte desde tus circunstancias, me alegro de que por fin hoy puedo soltar esta insolencia para reconocerte desde tu grandeza interior.
- Y sobre todos los errores que cometí contigo por los que me he culpado, más todas las veces que no he logrado cumplir tus expectativas hacia mí, dejo de castigarme o de sabotearme en mi felicidad.
- Tampoco necesito idealizarte porque me basta con admirarte en tus virtudes y en tus grandes cualidades, y con ello logro que tu brillo no deslumbre la mirada que tengo hacia ti.
- Te tomo como la mejor madre que podría tener porque eres la mía, y con eso me basta para amarte y quererte incondicionalmente.
- A través de todo este respeto que siento por ti, tomo tu fuerza para que me inspire a la hora de cuidar mi cuerpo, equilibrar mis emociones, establecer raíces en mi hogar y permitirme tener éxito en aquello que me proponga.
- Gracias mamá por todo tal como fue, incluso por aquello que me hirió y dolió porque sólo así puedo sentirme en paz contigo, conmigo mismo y con la vida que me diste. 

 

28) Frases sanadoras para que los hijos dejen de ser dependiente de los padres:

- ¡Hola mamá y papá!, me posiciono ante vosotros como vuestra hija adulta, aunque todavía me consideréis una niña.
- Hoy tomo consciencia de que muchos de mis temores para tomar decisiones como la mujer adulta que soy, se deben a que todavía espero de vosotros que me miréis como adulta para creerme realmente que lo soy.
- Por lealtad a vosotros necesitaba sentiros preparados para mi adultez para darme a mí misma el permiso de seguir mi propio camino.
- Tal vez porque no sabéis darle sentido a vuestra vida más allá de vuestro rol de padre o madre, por lo que todavía necesitáis sentiros necesitados por vuestros hijos.
- Tal vez porque vosotros como pareja no os sentís satisfechos o bien acompañados y me requerís para equilibrar vuestra relación.
- O tal vez porque vuestro deseo hacia mí era que cuando fuerais mayores me dedicase exclusivamente a cuidaros convirtiéndome en vuestra mamá.
- Rompo la fantasía de que me tenéis que reconocer como adulta y como mujer libre para sentirme con derecho a serlo.
- La nueva forma de mostraros mi amor será construirme una vida propia y dedicaros mi felicidad y mis éxitos, porque sé que en el fondo de vuestro corazón es lo que deseáis para mí.
- Os amo mucho, y como os amo no os utilizaré nunca más de excusa para no ser yo quien lleve las riendas de mi destino.
- Por todo ello tomo desde vuestras almas, y a partir de vosotros también de las almas de mis antepasados, la fuerza que necesito para ser independiente económicamente y sobre todo emocionalmente.

 

29) Frases sanadoras para atraer una relación sana de pareja:

 

- ¡Hola futura pareja!, sé que llegarás a mi vida cuando esté preparada interiormente para ti.
- En este camino de prepararme soy consciente de que necesito sentirme en paz con todas mis parejas anteriores, darles un lugar en mi corazón, agradecer lo que aprendí con ellas y sanar todas las heridas que me hayan podido quedar abiertas.
- Ninguno de ellos fue el gran amor de mi vida porque el gran amor o es el amor presente o es el que está por venir.
- Ninguno de ellos me debe nada por lo que yo pude sufrir durante la relación o posteriormente, ya que mi sufrimiento no me da derecho a nada.
- Y ninguna de mis relaciones terminaron por las circunstancias, ya que una relación de pareja entre dos adultos sólo puede terminar o porque así lo desee uno o ambos, o porque uno de ellos muera.
- Me predispongo a sanar todo lo que me quede pendiente con mis padres, y sobre todo lo que pude sufrir de niña por como ellos gestionaron su relación o sus relaciones de pareja.
- Y me predispongo a sanar todas mis lealtades con mis antepasados, especialmente por aquello que los pudo hacer sufrir en sus vidas amorosas.
- Con todo ello lograré que mi nuevo amor será nuevo en todo, por lo que no le proyectaré mi pasado y me permitiré sorprender constantemente como si fuera mi nueva primera relación de pareja.
- Pero mi nuevo amor me conocerá como la mujer adulta que soy, y no como una niña que espera la llegada de su príncipe azul para que le rescate de todos sus vacíos interiores o de sus problemas presentes.
- También soy consciente que toda relación conlleva aprendizajes, cometer errores y corregirlos, y confrontarse con un espejo que te refleja una gran parte de lo que se necesita seguir sanando en el corazón.

 

30) Frases sanadoras para descubrir y desarrollar mi vocación profesional:

- ¡Hola vocación! representas mi deseo de sentirme realizada profesionalmente utilizando mis dones y sirviendo desde mi corazón a las personas que me rodean.
- Para descubrirte necesito descubrir primero que es eso que me encanta hacer, y después como puedo generar prosperidad con ello.
- Mi temor al fracaso y mi lealtad por aquellos familiares que no tuvieron la oportunidad de desarrollar su vocación o no lograron cumplir su sueño, debo superarlas para poder encontrarte.
- Mi mente muchas veces me dice que no es posible para mí disfrutarte o que es tan complicado y se requiere tanto sacrificio que no vale la pena el esfuerzo.
- Y mi corazón se siente tan  superado por tantos miedos y por tantos pensamientos limitantes que no logra motivarse.
- Pero mi intuición me dice que existes, que de algún modo ya te conozco por lo que sólo tengo que reconocerte, y que únicamente es cuestión de tiempo que pueda encontrar mi manera de convertirte en realidad.
- La fuerza que necesito para atreverme contigo es la fuerza que me viene arquetípicamente de mi padre, porque el padre representa el enlace entre el hogar y la tribu o eso que hoy en día llamamos "sociedad".
- Tomo a mi padre tal como fue y es para mí, con sus virtudes y sus defectos, y con lo que me hizo feliz e infeliz en mi relación con él.
- Respeto el dolor de mamá por todo lo que pudo sufrir con papá en su relación de pareja, porque ese dolor forma parte de su destino y no me corresponde opinar sobre ello ni hacérmelo mío.
- Y respeto también la tristeza que generó en mis antepasados no poder encontrar o desarrollar su vocación, porque así podré dedicarles todos mis éxitos y alegrías cuando yo encuentre y desarrolle la mía.
- ¡Hola vocación!, me propongo que mi deseo supere mis temores haciendo un buen uso de mi inteligencia y de mi intuición para mantenerme optimista y realista en mi proceso de descubrirte y desarrollarte.

 

31) Frases sanadoras para honrar tu Ego:

- ¡Hola Ego! eres el personaje que me ha tocado interpretar en el teatro de la vida.
- Has sido construido para generarme miedos y deseos, apegos y aversiones, y gracias a ello puedo ser igual y a la vez diferente respecto a las personas que me rodean.
- Tu dictaminas que es lo que me gusta y lo que me disgusta, lo que me motiva y lo que desmotiva, y también lo que me provoca conflicto, anhelo o indiferencia.
- Y también dictaminas cual es mi sombra o todo aquello que también soy, pero con lo que no me identifico por no encajar con los valores y las creencias con los que ha sido estructurada mi identidad.
- Obedeces a un guion en el que está escrito cuál es el papel que me toca interpretar para que pueda participar en el juego de las relaciones y los vínculos: qué esperan los demás de mi, que espero yo de los demás, que representa para mí el éxito y el fracaso y cuando me toca hacer de bueno o de malo en la película.
- Sin ti no tendría estructura para saber qué, cuándo, dónde y cómo me corresponde dar, pedir, recibir, tomar, decir "no" y tolerar o resistirme ante el "no" de los demás.
- Sin ti no podría participar en los conflictos y en la resolución de éstos que es lo que le da movimiento y dirección a la vida.
- Contigo tengo siempre algo que hacer, algo en que pensar y algo que sentir, decisiones que tomar, temas sobre los que reflexionar y también impulsos internos que controlar o que liberar.
- Contigo puedo crearme un segundo Ego espiritual con el que cuestionarte a mi mismo constantemente e intentar superarte, o potenciar mi testigo interior, que es quien realmente me puede ayudar a descubrir quién soy de verdad más allá de mi personaje y de mi guion.

 

32) Frases sanadoras para dejar de mendigar amor:

- ¡Hola amor! te mendigo cuando me esfuerzo por complacer a los demás por el deseo de que me consideren una buena persona.
- Te mendigo cuando exijo que las cosas se hagan a mi manera porque me lo deben o porque considero que tengo toda la razón.
- Te mendigo cuando busco que me consuelen constantemente porque no soporto la tristeza que me genera mi propia vida.
- Te mendigo cuando me da miedo molestar y me callo lo que opino o no pido lo que necesito.
- Y cuando impongo mi criterio por la fuerza, o chantajeo o manipulo para salirme con la mía también estoy mendigando amor.
- Toda búsqueda de amor forzada o de cualquiera de sus posibles sustitutivos como pueden ser el dinero, la fama o el poder representan mendicidad de amor ya que denotan carencia y necesidad.
- Por fin me doy cuenta de que el amor genuino no es algo que tenga o no tenga, ni tampoco es algo que me pueda faltar o sobrar.
- De la misma forma que el Sol no tiene luz y calor sino que es luz y calor, yo soy amor.
- Y como yo soy amor ya no me da tanto miedo de que se me rompa el corazón si no soy correspondido, o de quedar atrapado por el impulso de hacer lo que sea para que me den amor.
- Lo que uno "es" ya no lo tiene que conseguir, ni tampoco existe la posibilidad de que lo pueda perder.
- A partir de ahora mi principal propósito no será obtener amor sino "ser" amor, y con ello lograré darle sentido a mi vida sin depender del amor externo que recibo.

 

33) Frases sanadoras para descubrir la causa original de mis apegos:

- ¡Hola apego! eres el sentimiento inevitable que experimento cuando convierto algo externo a mí en aquello que le da sentido a mi vida.
- Puede que recaigas sobre una o varias personas concretas, como los hijos, la pareja, los padres, las amistades o cualquier familiar o figura admirada.
- Puede que recaigas sobre una ideología o unas creencias, y aunque lo sienta como algo interno porque todo ello se encuentra dentro de mi cabeza, las creencias siempre son externas a mi verdadero ser ya que nací sin ellas.
- Y también puedes recaer sobre una profes ión, un proyecto, un hobby, una substancia, un objeto material e incluso en una mascota.
- Cuando siento que mi razón de vivir me viene dada por algo que poseo o en algo que debo conseguir quedo automáticamente apegada a ello.
- Si lo tengo tendré que hacer lo que haga falta para no perderlo, si no lo tengo tendré que hacer lo que haga falta para obtenerlo, y si mis esfuerzos no funcionan mi vida dejará de tener sentido para mí.
- ¿Cómo puedo liberarme de tu poder?, apegándome a mi "ser" porque mi "ser" es lo único que no me puede faltar o que me pueden quitar.
- Mi "ser" es lo que soy siempre, y por serlo se encuentra libre de pasado y de futuro ya que es lo único que permanece estable en mí a través del paso del tiempo.
- ¿Cómo puedo apegarme más a mi ser y menos a lo externo?, descubriendo que todos mis apegos externos son realmente representaciones de mí misma, por lo que todos ellos representan también el amor que me tengo por existir.
- ¿Cuál es el agujero de mi ser que intento llenar con algo externo a mi?, en la respuesta a esta pregunta se encuentra la solución que requiero para desapegarme.
- ¡Hola apego! gracias a ti y al sufrimiento que me generas me siento motivada para encontrar en mi interior el sentimiento de completud que tanto anhelo, porque sé que es el único lugar donde realmente se encuentra.

 

34) Frases sanadoras para honrar mi agresividad:

- ¡Hola agresividad! eres la energía que experimento cuando me sucede algo que confronta mi calma interior.
- Te puedo experimentar de forma activa a través del sentimiento de la ira, y esta ira la puedo canalizar contra lo otro externo o contra mí misma.
- Pero también te puedo experimentar de forma pasiva cuando reprimo el sentimiento de ira posicionándome únicamente como víctima e inocente sin responsabilizarme de ti.
- Desde mi agresividad activa necesito hacer daño porque me siento dañado, y desde mi agresividad pasiva me dejo hacer daño al no defenderme ni poner límites.
- La ira es la emoción que me permite darme cuenta de que tengo que hacer algo con mi agresividad para que ésta no se vuelva excesivamente peligrosa para mí, para los demás o para todos.
- La ira reprimida no me permite darme cuenta de que hay algo que tengo que hacer con mi agresividad.
- Cuando excluyo mi agresividad estoy siendo agresivo contra la propia existencia de la agresividad, porque la agresividad existe y como existe se tiene que experimentar.
- Para no excluir la agresividad tengo que reconocerla como una parte de mí que quiere manifestarse, y una vez reconocida ya puedo decidir de qué modo la voy a expresar y utilizar.
- La agresividad nunca es el problema, sino que es la solución que me permite hacer algo con eso que está perturbando mi calma interior.
- Aquello que he de hacer puede ser defenderme de lo externo poniendo límites, o defenderme de lo interno comprendiéndolo y reconociéndolo para poderlo sanar.
- Sin agresividad es imposible ocupar un lugar en la vida y en el mundo, y cómo no se puede no ocupar un lugar tampoco se puede vivir sin experimentar la agresividad.
- ¡Hola agresividad! qué poco te estaba entendiendo, ahora me doy cuenta de que no existe la vida sin ti por lo que ya no tiene sentido negarte ni tampoco combatirte.
- Te honro agresividad cuando honro la vida tal como es y no como considero que tendría que ser, y como te honro me doy el permiso de sentirte y de crecer interiormente a través de experimentar tu energía.

 

35) Frases sanadoras para comprender mis sentimientos de ira:

- ¡Hola ira! eres la emoción que me permite energetizarme para poner límites cuando me siento incomodada.
- Te puedo experimentar con una gran variedad de intensidades, desde una simple molestia, un enfado o un enojo, hasta llegar al sentimiento de odio si surge en mi la necesidad de vengarme contra aquello que me ha dañado.
- Unas veces te experimento proyectada hacia una o varias personas determinadas, otras veces contra mí misma y otras ante circunstancias que no tienen relación directa con la actuación de un individuo determinado.
- Contigo obtengo la energía que necesito para decir "no", "basta", o "hasta aquí" si siento que alguien está abusando de mi confianza o no me tiene presente en algo que me afecta directamente.
- Contigo puedo decirme "basta" a mi mí misma si soy yo quien está abusando de la confianza de otro, o si estaba siendo demasiado complaciente conmigo misma.
- Y contigo puedo reconocer cuánto daño me hace una situación que me frustra y me repercute para tomar decisiones sobe ello.
- Mi problema no es sentirte, sino el riesgo de reaccionar desproporcionadamente o injustificadamente cuando me ciegas ante lo que otras personas también puedan sentir o necesitar.
- Tu poder para cegarme se debe a que no he resuelto ciertas heridas de mi pasado, y por este motivo mezclo lo que es pasado con lo que es presente sin discernir ni los matices ni lo que puede estar siendo diferente.
- También puede cegarme mi lealtad por mis seres queridos cuando mi amor por ellos me obliga a entrometerme como salvador o vengador, sin prestar atención a lo que ellos hayan podido provocar para que se genere esa situación.
- Y otras veces mi lealtad se debe a lo que sufrieron los míos en el pasado, como si sintiera el deber de hacerme mío su dolor para vengarlo, repetirlo o repararlo.
- Para poder utilizarte de forma consciente me predispongo a sanar mis heridas emocionales, respetar las responsabilidades y los aprendizajes de las personas que amo y liberar mi destino de las tragedias acontecidas en el pasado familiar.
- ¡Hola ira! mi conflicto no es contigo sino con aquello que me señalas, y por este motivo depende de mí mirarte con más profundidad porque no quiero que mi libertad quede condicionada ante mi falta de entendimiento.

 

36) Frases sanadoras para descubrir el origen de mi depresión:

- ¡Hola depresión! eres la solución que dispone actualmente mi inconsciente para protegerme de un conflicto interior que me podría destruir por agotamiento.
- Tú me obligas a rendirme ante una lucha que me supera, porque de lo contrario mi cuerpo quedaría tan exhausto ante las emociones y sentimientos que dicha lucha me provoca que podría peligrar mi vida.
- Puede que te esconda detrás de mi sonrisa y de una máscara de "aquí no pasa nada", o puede que te muestre sin tapujos porque ya no me quedan fuerzas ni para disimularte.
- Tienes que ver con mis pérdidas: la falta de un ser querido, una traición que no asimilo, un deseo cuya consecución está fuera de mi alcance, una injusticia inasumible o varias de estas circunstancias a la vez.
- Tienes que ver con mi dificultad para tomar la fuerza de vida que me viene de mis padres: o bien porque me mantengo resentido con ellos, o porque me culpo por no cumplir sus expectativas, o porque me da tanta pena el dolor que cargan en su corazón que siento que tengo que cargarlo junto a ellos.
- Muchas veces representas también mi identificación con un fallecido de mi sistema familiar, como si tuviera que vivir siendo él o ella, y una de las maneras es sentirme muerta en vida.
- Y si es mi pareja o alguien muy querido quien está deprimido, pero yo no puedo ayudarle ni tampoco abandonarle, me quedo ahí junto a él o ella, sufriendo de su misma tristeza y atrapándonos en el mismo lodo.
- También puedes representar un modo de amar a mi sistema familiar, una forma de asimilar un sufrimiento del que la mayor parte no es ni mío ni me corresponde, y un exceso de lealtad por heridas del pasado que reclaman ser reconocidas y consoladas por quien las vivió o por sus descendientes.
- ¿Qué pasaría si abandonara esta lucha por propia decisión y no porque no me quede más remedio?, ¿quién podría verse perjudicado por ello o de qué modo fantaseo que podría ser peligroso?, ¿qué beneficios ocultos se generan con mi depresión en mí o en mi familia?
- Las respuestas a estas preguntas tienen el poder de ampliar mi mirada para que encuentre soluciones que la depresión me oculta, y me las oculta porque el costo que conllevan me supone un proceso de transformación interior del que necesito más recursos.
- ¡Hola depresión! de mi depende asumir el coraje que necesito para aceptar lo que de momento me sigue pareciendo inaceptable y aprender a amar a los míos de un modo que no me lastime.

 

37) Frases sanadoras para profundizar en mi modo de sentir vergüenza:

- ¡Hola vergüenza! eres la emoción que se activa en mi interior cuando siento el riesgo de no encajar socialmente, o de no tener un lugar que ocupar en la vida de las personas que me importan.
- Representas mi temor de ser considerado como alguien que no es normal y, también, como alguien que no tiene nada especial o valioso que aportar.
- El miedo a no ser normal lo experimento como timidez y terror a hacer el ridículo, cuando creo que no voy a poderme comunicar bien porque me faltan habilidades sociales o porque me pueden malinterpretar.
- El miedo a no ser especial me hace creer que los demás no me van a apreciar si no destaco a través de ciertas cualidades que considero muy valiosas.
- Estas cualidades pueden ser cualquiera de las siguientes: correcto, honrado, afectuoso, seductor, carismático, exitoso, resolutivo, original, intelectual, inteligente, valiente, ingenioso, divertido, fuerte o pacífico por ejemplo.
- Porque si no destaco en estas cualidades los demás podrían pensar de mi que soy incorrecto, deshonesto, frío, repulsivo, mediocre, fracasado, inútil, vulgar, ignorante, tonto, cobarde, torpe, aburrido, débil o conflictivo por ejemplo.
- Hay varios de estos valores que me resultan determinantes y condicionantes porque es lo que creo que los demás esperan de mi, y si no destaco en ellos mi presencia no será ni deseada ni valorada.
- El miedo a sentir vergüenza me obliga a exagerarme a mí mismo para que no parezca que soy lo contrario de lo que quiero parecer, ya que por dentro me creo que siendo yo mismo no es suficiente para encajar y ocupar un lugar.
- Cuando siento vergüenza mi tendencia es o callarme y aislarme, o exhibirme y exponerme de forma más exagerada todavía, y precisamente lo hago así para intentar que no se note la vergüenza que estoy sintiendo de mí mismo en ese mismo momento.
- ¡Hola vergüenza! gracias por mostrarme el excesivo valor que le doy a la opinión de los demás junto con mi excesiva necesidad de valoración externa, porque contigo tengo la oportunidad de descubrir cuáles son mis creencias programadas de cómo estoy obligado a ser para liberarme de ellas.

 

38) Frases sanadoras para honrar el dolor emocional de los padres:

- Mamá, papá, reconozco y respeto el dolor de vuestro corazón por todas aquellas experiencias que os han lastimado interiormente.
- Vuestro dolor no os convierte en personas desgraciadas, sino en personas dignas ya que vuestras almas son completamente capaces de sostener todo lo que os ha ocurrido.
- Este dolor representa vuestros aprendizajes y vuestro crecimiento interior, y por todo ello siento un enorme respeto y una gran compasión.
- A lo largo de mi vida os he tenido pena de forma consciente o inconsciente, porque desde mi amor incondicional he juzgado como injusto o desproporcionado que hayáis tenido que sufrir dramas y tragedias.
- El sentimiento de pena me ha condicionado de diferentes maneras: intentado rescataros de vosotros mismos como si yo fuera el mayor y vosotros los pequeños, compensando vuestras frustraciones como si fuera éste el propósito de mi existencia, o asumiendo vuestro dolor como propio para darle expresión a través de mi niño interior herido.
- Desde la pena que os he tenido me he lastimado a mí mismo y os he lastimado también a vosotros al haceros testigos de cómo me lastimaba.
- En cambio, desde la compasión os puedo reconocer como dignos en vuestro dolor, y eso me permite dejar de responsabilizarme por vuestras heridas.
- Y sobre vuestra relación de pareja, me libero de la pena por la infelicidad que os habéis causado el uno al otro, y me libero de la tentación de repetir o reparar vuestras circunstancias en mis relaciones de pareja por lealtad.
- Honro como habéis gestionado vuestra relación incluyendo el daño que os habéis causado, honro el dolor de vuestra infancia y honro todo lo que os ha dolido a lo largo de vuestra vida
- Desde esta nueva mirada dejo todo este dolor en vuestro destino con mucho amor y cariño, así podré dedicaros mi felicidad y no mi sufrimiento.

 

39) Frases sanadoras para reconocer el valor de mi consciencia:

- ¡Hola consciencia! eres el estado de mi ser que me permite mantenerme como observador de mi vida, del papel que juego en ella, del papel que juegan los demás conmigo y de las circunstancias que generamos entre todos.
- Gracias a ti tengo la capacidad de no quedarme tan atrapado en mi personaje constantemente, el personaje que representa mi Ego, de forma que puedo experimentar la vida más allá de lo que determinan mis deseos y mis miedos.
- Mis deseos nunca quedan completamente satisfechos porque obedecen al mandato de mantenerme permanentemente deseando.
- Mis miedos nunca se calman del todo porque también obedecen un mandato, el mandato de mantenerme permanentemente temeroso.
- Pero contigo, consciencia, puedo encontrarme a mí mismo en un espacio interior en el que estoy libre de deseos y de miedos, y en este espacio me sostengo en un sentimiento de paz infinita.
- Contigo puedo observar el efecto que generan en mí mis deseos y mis miedos, y puedo observar también como se conectan ambos: el miedo a que mis deseos no se cumplan y el deseo de que no se cumplan mis miedos.
- Esta conexión es la causa por la que mi personaje construye apegos y aversiones que constituyen los hilos que me movilizan como una marioneta obedeciendo a un destino que me viene dado.
- El apego es el miedo de no lograr mis deseos junto con el miedo a que me quiten lo que he logrado, y la aversión es la repulsión que siento contra aquello que me podría impedir lograr lo que deseo y lo que podría quitarme lo que he logrado.
- Gracias a ti, consciencia, me doy cuenta de que estoy soñando una vida que no es mi vida real, una vida que sigue un guión escrito por el pasado, una vida que se convierte en pesadilla cada vez que mis apegos y mis aversiones me entorpecen reconocerme más allá de mi personaje.
- Cuando sea mi momento despertaré de este sueño, y de mientras me seguiré apoyando en ti para recordarme que mi verdadero yo no es el personaje desde el que me estoy soñando.

 

40) Frases sanadoras para suavizar mi narcisismo:

- ¡Hola narcisismo! me posees y me dominas cada vez que le doy un valor superior a cualquier otra cosa que al amor, ya que en algún momento de mi pasado me asusté por el sufrimiento que puede provocarme amar tanto o necesitar tanto amor.
- Puedes atraparte obsesionándome con el dinero, el poder, la fama, la belleza física, el estatus o cualquier otro aspecto que simbolice destacar a nivel social.
- Puedes dominarme cuando mi necesidad de sentirme libre y con derecho a todo ciega mi empatía y dejo de tener presente las necesidades y los derechos de las personas que me rodean.
- Puedes controlarme cuando necesito llamar la atención a toda costa invadiendo a los demás con mis discursos, lamentaciones o gracias, como si lo que pudieran decir otros no tuviera ningún mérito, a no ser que sea para alabarme, compadecerme o aplaudirme.
- Puedes vencerme cuando mi interés por la vida queda excesivamente enfocado a coleccionar diplomas o currículum, premios o trofeos, coches o vestidos, propiedades o joyas, o cualquier otro objeto real o simbólico que engorde mi vanidad.
- Tu engrandeces mi Ego para distraerme de todo aquello que podría hacerme sentir inferior o menos que los demás.
- Tu intentas esconder mis miserias aparentando lo contrario de lo que verdaderamente siento por dentro, cuando mi temor a no ser visto y valorado siendo yo mismo supera mi sensatez y mi humildad.
- A través de ti surge en mí la necesidad de complacerme constantemente, ya que es la única manera que se me ocurre en ese momento para escapar de mi vacío interior.
- ¿De dónde vienes, narcisismo?, ¿por qué traslado el valor del amor a cualquier otro elemento que poco tiene que ver con éste?, ¿cuál es la raíz de mi confusión?.
- Mi narcisismo surge como un intento de reparar las frustraciones de mis padres y mis antepasados por todo lo que perdieron al dedicarse más de los demás que a sí mismos, especialmente por cada vez que se sintieron tontos al haber sido demasiado buenos o generosos.
- ¡Hola narcisismo! en realidad representas una forma de expresar mi amor, pero se trata de un amor inconsciente, un amor que no soporta la infelicidad de mis antecesores por todas aquellas oportunidades que no tuvieron o que no supieron aprovechar para autosatisfacerse.
- Ahora que conozco tu propósito puedo trascenderte, porque el mejor regalo que le puedo conceder a los míos es respetar sus frustraciones personales y dedicarles mi amor consciente.

 

41) Frases sanadoras para tomar al padre:

- ¡Hola papá! eres la mujer que me transmitió la vida, y ya sólo por eso mereces que te dé tu lugar en mi corazón.
- Aquello que me dolió de ti por lo que me faltó o me sobró respecto a tus comportamientos conmigo, lo tomo como el aprendizaje que provoca el hecho de nacer a través de un hombre falible.
- Escojo transformar todos mis resentimientos y rencores hacia tu persona en compasión y humildad, ya que todo sucedió de la única forma que podía suceder.
- Sobre tu sufrimiento personal, en vez de sentirte desgraciado ante tus tragedias decido sentirte digno, tu destino te honra porque representan todos tus aprendizajes.
- Por todas las veces que me sentí superior a ti al no saber valorarte desde tus circunstancias, me alegro de que por fin hoy puedo soltar esta insolencia para reconocer tu grandeza interior.
- Y sobre todos los errores que cometí contigo por los que me he culpado, más todas las veces que no he logrado cumplir tus expectativas hacia mí, dejo de castigarme o de sabotear mi felicidad.
- Tampoco necesito idealizarte porque me basta con admirarte en tus virtudes y en tus grandes cualidades, y con ello logro que tu brillo no deslumbre la mirada que tengo hacia ti.
- Te tomo como el mejor padre que podría tener porque eres el mío, y con eso me basta para amarte y quererte incondicionalmente.
- A través de todo este respeto que siento por ti, tomo tu fuerza para que me inspire a la hora de desarrollar mi vocación profesional siendo próspero, ordenar mi mente para equilibrar mi vida personal y profesional, ocupar un lugar sano socialmente en el que me pueda mostrar como soy sin que ello me provoque más conflicto del que sea inevitable y permitirme tener éxito en aquello que me proponga.
- Gracias papá por todo tal como fue, incluso por aquello que me hirió y dolió porque sólo así puedo sentirme en paz contigo, conmigo mismo y con la vida que me diste.

 

42) Frases sanadoras para honrar el dolor de mi pasado:

- ¡Hola pasado! representas todas las experiencias que he transitado a lo largo de mi vida, tanto las que me generaron alegría y bienestar, como las que me provocaron dolor y malestar.
- Aquellas experiencias que experimenté con dolor, una parte constituyen heridas que he logrado cicatrizar, por lo que me han aportado un aprendizaje sano.
- Todo aprendizaje sano fortalece mi consciencia que constituye la inteligencia de mi alma, junto con mi capacidad de mantenerme compasivo ante mi propio dolor y ante el dolor de los demás.
- Y con aquellas heridas que siguen abiertas, tanto de las que soy consciente como de las que todavía no lo soy, me predispongo a realizar un proceso interior para poder cicatrizarlas también.
- Este proceso interior requiere que comience por algún punto, y que mejor punto que honrar estas heridas abiertas por la oportunidad que me ofrecen de seguir aprendiendo y creciendo para ser mejor persona.
- Honro muy especialmente mis pérdidas, que contienen el dolor por las personas amadas que murieron o dejaron de estar a mi lado, y por todo aquello que cambió y ya no volverá a ser nunca más de la misma forma en que fue para mí.
- Honro mis frustraciones por todas aquellas expectativas que generé a través de mi imaginación y mi deseo y que no se cumplieron, y por todas aquellas veces en las que lo que sucedió fue lo contrario de lo que quería que sucediera.
- Honro mis traumas por todos aquellos momentos en que sufrí un gran terror por mi propia vida o por la integridad de mi cuerpo y de mi mente, y por todos aquellos momentos en los que fui testigo con horror del daño que sufrieron otros.
- Honro mis culpas y las consecuencias de mis actos que generaron sufrimiento en otras personas que no lo merecían.
- Y honro las responsabilidades por mis actos de las que todavía no me hago cargo por mi inconsciencia, ya que confío que con el tiempo podré percatarme de ello para asumirlas, arrepentirme y madurarlas para no repetir esos mismos actos.
- ¡Hola pasado! honrándote tal como fuiste y te sentí evito la tentación de perpetuar mi posición de víctima y de culpable ante lo sucedido, ya que asumo todo ello activamente como el aprendizaje y la consciencia que todavía tengo pendiente de generar.

 

43) Frases sanadoras para disfrutar mi sexualidad con otra persona:

- ¡Hola sexualidad! eres el canal por el que expreso una gran parte de mi deseo de placer, aventura, amor, relación y complicidad en conexión con otra persona.
- Contigo me puedo expresar en mis relaciones desde ambas energías, la masculina proactiva y la femenina receptiva, para disfrutarlas independientemente de mi condición biológica de ser hombre o mujer.
- Gracias a ti puedo lograr una mayor conexión conmigo misma a través de conectar con otro humano de un modo muy especial y exclusivo que sólo tú puedes ofrecer como energía.
- Y contigo puedo fortalecer mi vínculo de pareja, ya que representas uno de los componentes principales que distingue este tipo de vínculo del resto de vínculos.
- Pero para que me resultes nutricia debo sanar todo aquello que me genere sentimientos de frustración o de invasión contigo, porque de lo contrario no sólo no te disfruto, sino que te sufro por no saber o poder satisfacerme en positivo.
- Las frustraciones que debo sanar son todas aquellas que tengan que ver con la frecuencia, la potencia, el sentirme deseada por la otra persona o poderme desinhibir contigo soltando el control.
- Los sentimientos de invasión pueden tener relación con abusos padecidos en el pasado tanto si éstos fueron a través del uso de la fuerza física, por manipulación o chantaje o por miedo a ser reemplazada, rechazada o abandonada si no cedía sexualmente a pesar de mi falta de deseo.
- Si te sufro por una falta de lívido tengo que explorar mis propios temores o creencias limitantes respecto a lo que me representas culturalmente, miedo a implicarme demasiado emocionalmente con mi pareja, deseo inconscientemente de castigarle por una decepción, y posibles lealtades con antepasadas que no tuvieron muchas oportunidades a lo largo de su vida de disfrutar libremente su sexualidad.
- Si te sufro por un exceso de lívido tengo que explorar de qué manera derivo mi deseo de sentirme amada en deseo sexual, o bien por no sentirme merecedora de amor si no ofrezco mucho sexo, o bien porque no quiero implicar mi corazón para evitar que me lo vuelvan a romper y sólo me atrevo a implicar mi cuerpo, o porque inconscientemente tengo que reparar la frustración por falta de sexo que padecieron mis ancestras.
- Y si te vivo con dolor en mi cuerpo o sufriendo síntomas es porque mi inconsciente me quiere proteger ante algo que me hace daño sentir y que todavía no he logrado identificar.
- ¡Hola sexualidad! de mi depende resignarme contigo pagando un precio por desearte frustradamente o temerte como si fueras un peligro, o utilizarte como una energía maestra que me va a ayudar a descubrir los lastres de mi pasado o del pasado familiar que debo soltar.

 

44) Frases sanadoras para liberarse del aburrimiento:

- ¡Hola aburrimiento! eres el sentimiento que experimento cuando no sé o no puedo estimularme con el momento presente o de forma general en mi vida.
- Puedo sentirte cuando me veo obligada a realizar algo que no me apetece hacer, o bien porque la actividad no me agrada, o bien porque se va a beneficiar de ello alguien a quien no me apetece beneficiar, o por ambas causas a la vez.
- Puedo experimentarte cuando no me considero valiosa porque lo que hago no siento que aporte nada verdaderamente útil a la sociedad, o porque aquello que hago no me permite destacar o brillar como me gustaría.
- Puedo sufrirte cuando mi vida me resulta excesivamente repetitiva sin posibilidad de expresar mi creatividad, ni añadir nada nuevo, ni cambiar nada al respecto.
- O puede que sienta el deseo de hacer muchas cosas nuevas que me encantaría probar, pero me excuso con que no tengo los medios económicos, no me dejan hacerlo o no dispongo de tiempo para ello.
- También puedo experimentarte cuando dispongo de demasiado tiempo libre para mí, especialmente si no sé cómo puedo disfrutar de otra cosa que no sea complacer a los demás o cumpliendo compromisos establecidos con otras personas.
- En cualquier caso, escondes detrás de ti varios temores: el temor de asumir riesgos, el temor de salir de mi zona de confort, el temor de provocar conflictos o el temor de que pase algo malo si me dejo llevar demasiado por lo que me apetece hacer.
- Además necesito explorar si hay en mí un sentimiento de no merecer disfrutar demasiado de la vida porque entonces sería mucho más feliz de lo que son o pueden permitirse serlo mis seres queridos.
- Representas algo mucho más profundo de lo que estoy imaginando, pero me da miedo reconocerlo, y por este temor permito que te apoderes de mí con resignación y angustia.
- ¡Hola aburrimiento! de nada me sirve subestimarte porque no eres cualquier cosa, eres la señal de que no me estoy atreviendo a desarrollar mi propio ser y mi propio potencial interior.
- Así que gracias por incomodarme, y sigue haciéndolo hasta que por fin reúna el valor que necesito para afrontar mis temores y trascenderlos.

 

45) Frases sanadoras para realizar el tránsito del niño viejo al adulto consciente:

- ¡Hola adultez! eres esa parte de mí que me posibilita sostener mis emociones para no ser reactivo en mis comportamientos ni tampoco paralizarme cuando se requiere que actúe.
- Gracias a ti puedo tomar decisiones maduras e inteligentes sin precipitarme y sin bloquearme por las dudas o la indecisión.
- Contigo logro ser racional y concienzudo, pero sin caer en el pragmatismo ni perderme por un exceso de empatía con los demás.
- Pero todavía hay situaciones en las que me ciego y personas con las que no sé, no puedo o no consigo relacionarme de una forma adulta.
- Hay momentos en que mis inseguridades son tan intensas que me siento como un niño acorralado, por lo que termino desentendiendo mi parte de responsabilidad, o asumiendo responsabilidades que no me tocan como si todo dependiera de mí.
- A veces actúo como un niño indefenso que necesita que otro adulto le rescate o le resuelva su vida, y otras veces abuso de la actitud infantil de "yo sólo puedo con todo".
- En algunos aspectos soy demasiado terco e inflexible exigiendo que me den la razón como si fuera el poseedor de la verdad absoluta, y en otros aspectos cedo demasiado rápido para evitar conflictos, o porque creo que los otros siempre saben mejor que yo lo que conviene o para ganarme la aprobación de los demás.
- En según qué contextos me domina mi deseo de llamar la atención a toda costa para acaparar todas las miradas sobre mí, y en otros me domina mi necesidad de pasar inadvertido para no sentirme demasiado expuesto o ridículo.
- En definitiva, aún tengo dificultades para no que no me venzan ni mi narcisismo, ni mi buenismo ni mi victimismo.
- ¡Hola adultez! todavía tengo mucho que aprender si quiero encontrar el equilibrio en cada situación de mi vida y no caer en los extremos.
- Soy consciente de que el único modo de desarrollarte es conociéndome muy bien a mí mismo, y para ello tengo que explorar mi sombra, las heridas de mi infancia que siguen pendientes de sanar y mis lealtades inconscientes con mi sistema familiar.
- Y soy consciente de que siempre habrá una parte en mi vulnerable, emocional y sensible que constituye mi niño interior, un niño a quien vale la pena atender y cuidar para no sacrificar su alegría y su entusiasmo en el proceso de convertirme en un adulto pleno en todos los ámbitos de mi vida.

 

46) Frases sanadoras para afrontar mis preocupaciones:

- ¡Hola preocupación! eres el sentimiento que se activa en mí cuando experimento miedo por el futuro, o bien porque estoy temiendo la pérdida de alguien o algo que es muy valioso para mí, o bien porque temo no lograr una meta que es muy importante para mí.
- Representas mis temores ante el dolor que supone padecer pérdidas y frustraciones, por lo que tu función es alertarme y motivarme para que sea prudente, precavido y que haga lo necesario para evitar que suceda aquello temo.
- Pero muchas veces realizas tu función con excesivo énfasis, por lo que te transformas en un ruido constante en mi cabeza y una agitación persistente en mi cuerpo que no me permiten sentirme en paz con mi existencia.
- Cuando te sufro en exceso ya no soy prudente sino que me vuelvo obsesivo y hasta paranoico, me comporto de forma reactiva, me agoto interiormente, exijo garantías que son imposibles y me desespero por todo ello.
- ¿Por qué hay situaciones que a los demás les preocupan mucho y a mí no mientras que otras en las que yo me preocupo obsesivamente a los demás parece no importarles?, ¿cuál es el factor que me programa para que me preocupe tanto por unas cosas cuando en otras que tal vez podrían suponer un mayor riesgo soy capaz de actuar hasta de forma descuidada y negligente?
- Lo que me dolió en el pasado generó también en mí un temor a que vuelva a suceder, pero a la vez un deseo inconsciente de que se repita precisamente para comprobar si esta vez ya lo he aprendido a solucionar de una manera más efectiva, o para comprobar que he aprendido a sostenerlo mejor emocionalmente.
- Por este motivo, como deseo que suceda aquello que temo, me tengo que preocupar todavía más para intentar evitar que suceda, y esto provoca un bucle del que cada vez cuesta más salir.
- Y sobre mi miedo de que les pase algo malo a mis seres queridos, tal vez se ha convertido en la forma que tengo de demostrarme a mí mismo y a ellos cuando los quiero, sé que los quiero porque me preocupan.
- ¡Hola preocupación! es absurdo que luche contra ti porque cuanto más luche, más deseará mi inconsciente que suceda aquello que me preocupa, y el inconsciente siempre manda.
- A partir de ahora te utilizaré de otra manera diferente, te utilizaré para descubrir que tengo que sanar de mi pasado personal o del pasado familiar por lealtad ante lo que sufrieron mis antepasados, ya que las causas siempre se encuentran en el pasado y no en el futuro.
- Y también te utilizaré para descubrir otras formas de darme cuenta de cuánto amo a los míos que no sea a través de la preocupación, por ejemplo siendo más cariñoso y tierno con ellos.

 

47) Frases sanadoras para agradecer la función sana de las emociones:

- Gracias alegría porque provocas en mí el deseo de acercarme a otras personas para compartir y celebrar mis éxitos y sus éxitos, permitiendo que nuestros vínculos se nutran de satisfacciones.
- Gracias tristeza porque ante una pérdida me permites reconocer el valor que tenía para mí lo perdido integrándolo en mi corazón, aceptar lo que ha cambiado y seguir adelante con mi vida abriéndome a lo nuevo.
- Gracias enfado porque me otorgas la fuerza que necesito para decir "no" ante lo que no quiero hacer o que me hagan, poner límites al otro cuando no tiene presente mis necesidades, y darme a conocer sin abusar de las máscaras complacientes.
- Gracias miedo por motivar mi prudencia y precaución, por avisarme de aquello que puede poner en riesgo mi salud física y emocional, y por ayudarme a tener presente las posibles consecuencias de mis actos y los actos de los demás.
- Gracias ternura porque ablandas mi corazón, me permites ser tolerante con mis seres queridos cuando no cumplen mis expectativas, transformas mis resentimientos en compasión, me generas deseo de vínculo y de relación y me recuerdas cual es el verdadero valor de la vida que es amar y compartir.
- Gracias vergüenza porque me ayudas a no excederme en mis extravagancias, a que busque maneras sanas y constructivas de atraer la atención de los demás y a lograr que las personas se sientan cómodas y tranquilas a mi lado.
- Gracias culpa porque me facilitas arrepentirme de mis decisiones y reacciones desacertadas, darme cuenta de mis errores y de cómo lo podría haber hecho mejor, y aprender de ello para actuar de forma diferente la próxima vez que me encuentre en esa misma situación.
- Gracias ilusión porque me permites motivarme ante lo bueno que puedo conseguir o que me puede suceder, disfrutar del camino que voy a recorrer para cumplir mis metas y mantenerme persistente ante los obstáculos que me surjan en dicho camino.
- Gracias pereza porque me ayudas a darme cuenta de lo que no me apetece hacer, de cuando tengo que parar si llevo demasiado tiempo sobreesforzándome, y de cuando lo que me piden los demás supone complacerlos desatendiéndome a mí mismo.
- Muchas gracias a éstas y a otras muchas emociones porque con vosotras mi vida es en color y no en blanco y negro, con vosotras consigo conocerme mejor a mi mismo cada día, y con vosotras me doy cuenta de cómo me afecta lo que me sucede para responder de forma adaptativa y proporcionada.
- De mí depende aprender a sentir y a expresar mis emociones del modo más sano, equilibrado y consciente posible sin negarlas, sin reprimirlas, sin exagerarlas y sin manipularlas o disfrazarlas.

 

48) Frases sanadoras para soltar la obsesión por el control:

- ¡Hola control! representas mi necesidad se sentirse seguro manteniéndome inseguro ante un riesgo imaginado, porque si me relajo temo que suceda eso que quiero evitar.
- Representas mi miedo a sentirme culpable si no evito eso que quiero evitar que suceda, porque aquello que temo ya sucedió en mi pasado o en el pasado familiar, y mi creencia es que si se hubiera vigilado más en aquel momento no hubiera sucedido.
- Mi esperanza es que, a día de hoy, vigilando constantemente que eso que sucedió vuelva a suceder, esta vez sí que lograré evitar que suceda, y será gracias a mí, gracias a todo lo que me habré esforzado vigilando.
- Tengo que vigilar que no me traicionen para que no me traicionen, por lo que vivo constantemente imaginando traiciones para anticiparme y poderlas evitar.
- Tengo que vigilar que no me abandonen, o que no me humillen, o que no me rechacen, o que no cometan una injusticia conmigo o con un ser querido, porque así fantaseo que podré impedirlo.
- Tengo que vigilar que no me falte dinero, o que no me lo quiten, tengo que vigilar mi cuerpo para que no se enferme, tengo que vigilar lo que hacen o dejan de hacer mis seres queridos para que no les pase nada malo, tengo que vigilar a los vecinos, a los compañeros de trabajo o a quien que sea que imagino que podría dañarme, porque si no vigilo pasará otra vez esa misma tragedia que ya pasó en el pasado.
- Pero el precio que pago por tanto vigilar es tan caro, y el desgaste interior tan erosivo, que en algún momento terminaré deseando consciente o inconscientemente que suceda aquello con lo que tanto lucho para que no suceda, porque será la única manera de que por fin lo deje de vigilar ya que por fin habrá sucedido.
- Y mientras que controlo lo malo que puede suceder evito atender lo que realmente me asusta, lo que más me asusta es reconocer que el hecho de que vigilar y controlar no garantiza absolutamente nada.
- ¡Hola control! he caído en la trampa de creerme que realmente puedo evitar que sucedan cosas horribles vigilando y controlando lo que no está en mis manos controlar, que es la vida misma.
- Y con esta consciencia de cuanto sufro por mi intento de evitar sufrir, tengo una gran oportunidad para aprender a aceptar mi fragilidad humana.
- Soy frágil porque soy humano, mis capacidades son limitadas porque soy humano, a veces siento miedo porque soy humano, y confío en que a pesar de todo ello puedo ser feliz si me rindo ante lo que no está en mis manos controlar, que es todo.

 

49) Frases sanadoras para descubrir por qué nunca me siento feliz del todo:

- ¡Hola felicidad! eres el sentimiento que tanto anhelo y que tanto se me escurre de las manos precisamente por anhelarte tanto.
- A veces te experimento de forma espontánea, o bien cuando me dan una buena noticia, o cuando tengo un buen día, o cuando puedo disfrutar de la presencia de personas que me agradan, o cuando tengo la oportunidad de practicar una actividad que me encanta.
- Pero sé que eres pasajera, que únicamente duras lo que duras, y que después de que retires vuelve a mí esa sensación de falta, de vacío, de que no estoy completo y de que debo de seguir buscándote porque imagino que debe existir una forma que todavía no sé cual es para lograr que te quedes conmigo.
- No soy ingenuo y sé que es imposible sentirse feliz constantemente, pero también sé que hay personas que son más felices que otras, y que a pesar de que es imposible que todo suceda a mi gusto y mi conveniencia hay un trasfondo en mis emociones que es el que permite que me califique como una persona feliz, casi feliz, infeliz o muy infeliz.
- Ya he aprendido que es absurdo aferrarme a ti cuando únicamente llegas como un estado de ánimo, no es eso lo que busco, sino el crear una especie de melodía en mi interior que me recuerde frecuentemente lo afortunado que soy, lo que agradezco la oportunidad de vivir, y de que nada es tan grave como para sacrificar mi paz interior y mi confianza en la vida.
- Pero en vez de sentir esta melodía dulce, lo que siento es que hay algo en el mundo que no funciona bien, que no me cuadra, que no tiene sentido y que tiene que ver con el hecho de que exista tanto dolor en el mundo, con que los niños tengan que sufrir lo que sufren o con el por qué las personas buenas y nobles muchas veces no tienen tanto éxito como las innobles y egoístas.
- Esta sensación de que hay algo que no cuadra y de que no entiendo es la causa de que ni siquiera cuando me siento especialmente feliz pueda relajarme del todo, porque me exijo a mí mismo comprender completamente cómo funciona el mundo y la vida como si eso fuera posible.
- Necesito soltar mi anhelo de alcanzar una felicidad plena, y también soltar mi exigencia de hallar respuestas simples y rápidas a preguntas que son muy complejas y lentas de responder.
- Tal vez si me rindo al hecho de que la vida y la existencia son mucho más sabias e inteligentes que yo, tal vez si dejo caer mi necesidad de comprenderlo todo para poder confiar plenamente en la vida después, podré lograr relajarme y aceptar que todo tiene un sentido positivo aunque a veces no sepa cual es.
- De este modo podré buscar mis propias respuestas pero con paciencia, porque la vida es un proceso de aprendizaje continuo en el que es necesario vivir experiencias de muchos tipos diferentes: placenteras y displacenteras, alegres y tristes, aciertos y errores, y mucho más.
- ¡Hola felicidad! gracias por ser pasajera porque sólo así puedo motivarme para no conformarme con mi ignorancia, de mi depende seguir comparando mi felicidad con la de los demás, de seguir ambicionando una felicidad persistente o de atreverme a sentir lo que me toque sentir en cada instante de mi vida para generar consciencia y aprendizaje con ello.

 

50) Frases sanadoras para encontrar la causa emocional del sobrepeso:

- ¡Hola sobrepeso! eres la solución simbólica que ha desarrollado mi inconsciente ante ciertos conflictos emocionales que todavía no he logrado sanar.
- Si mi conflicto es con la herida de abandono, tu provocas que mi cuerpo se vuelva más grande para ser más visible ante la persona que me abandonó, o con quien me vi forzada a separarme, ante la esperanza inconsciente de que así lograremos reencontrarnos más fácilmente.
- Si mi conflicto es la humillación o el maltrato, tu construyes una armadura de grasa sobre mi cuerpo para que los golpes físicos o psicológicos que descarguen contra mí queden amortiguados y no puedan dañar tan fácilmente mi corazón sensible.
- Además, al provocar que mi cuerpo aumente de tamaño simbólicamente es un intento también de amedrentar a quien me quiere agredir para evitar que lo intente, o porque una parte de mí disfruta imponiéndose físicamente ante los demás aunque no quiera reconocerlo.
- Puedes representar un peso que cargo precisamente por tener que aguantar a una o varias personas que me resultan especialmente pesadas, y entre ellas muy en especial a mi madre real o simbólica, cuando sufro su excesivo control sobre mí o sus impedimentos a la hora de vivir mi propia vida.
- Puedes ser un recurso si me encuentro en una relación de pareja en la que no soy feliz para evitar que aparezca otra persona que me pueda atraer, al no sentirme atractiva me dificulto atraer a otras personas y así permanezco junto a mi compañero a pesar de que ya no me atraiga él como me atrajo en el pasado.
- Y si no tengo pareja puedes ser mi recurso para descartarme al respecto, para creerme que no puedo gustar o atraer y mantenerme más a salvo de las relaciones, sobre todo si en el pasado me rompieron el corazón o si mi familia necesita que viva únicamente centrado en ellos.
- También puedes localizarte en zonas determinadas de mi cuerpo para protegerlas si temo que sean agredidas sexualmente, o bien porque fue lo que me sucedió en el pasado, o bien porque cargo memorias de mis antepasadas de abuso o de violación, porque cuanto menos atraiga sexualmente menos riesgo hay de ser abusada.
- Respecto a otras mujeres, tal vez temo ser demasiado envidiada o incluso rechazada si me consideran una rival o si se sienten desvalorizadas a mi lado por mi físico, de modo que manteniéndome con sobrepeso evito el peligro de que compitan conmigo, de que me traten mal o de que hablen mal de mí a mis espaldas.
- Pero sobre todo eres un escudo contra mí misma, y contra todo lo que puedo pensar y decirme cada vez que me miro al espejo al despreciarme cuando no me gusta la imagen que reflejo, sin darme cuenta que con ello genero que mi propio cuerpo se vuelva más grande todavía para amortiguar mi propia auto agresividad.
- ¡Hola sobrepeso! de mi depende seguir mortificándome con dietas austeras, obsesionarme con el ejercicio físico, o directamente abstenerme de comer para luego sufrir un efecto rebote, o profundizar en todo lo que me representas emocionalmente para consolar el dolor de mi corazón, cerrar heridas, sanar internamente mis vínculos con la familia y sentirme por fin a gusto con mi propio cuerpo.

 

51) Frases sanadoras para honrarme a mí misma:

- Me honro como el ser humano que soy y como la mujer que soy, con mis virtudes y mis defectos, con mis aciertos y mis errores, con todo lo que he aprendido a lo largo de mi vida y con todo lo que me falta por aprender.
- Me honro porque todo lo hice siempre lo mejor que pude y supe con el nivel de consciencia que disponía en ese momento, asumiendo que soy una persona falible por lo que muchas veces me tocó aprender a través de mis equivocaciones y mis malas decisiones.
- Me honro por todas las veces que me dejé llevar por mis emociones y no me fue bien, y también cuando quise ser tan racional y estratégica que no escuché lo que me decía mi intuición, por lo que tampoco me fue bien.
- Me honro en todos esos momentos que me sentí tan perdida o tan atrapada por mis circunstancias y mi desesperación o desánimo que terminé fantaseando con la muerte como posible solución, y por el coraje que tuve para seguir adelante optando por otras soluciones mucho más conectadas con la vida.
- Me honro cuando amé tanto que me perdí a mi misma, y cuando me amaron tanto que se perdieron por mí en parte porque así lo permití, todo aquello me enseñó y me sigue enseñando a amar y dejarme amar sin hacerme daño y sin hacérselo a otros.
- Me honro por el día que descubrí que a pesar de ser adulta tengo una niña interior a la que debo atender, una niña que muchas veces se sintió abandonada por mí como si no importara o existiera, y otras veces le cargué con la responsabilidad de dirigir mi vida como si no hiciera falta para nada ser adulta para vivir.
- Me honro ante aquellos episodios en los que realmente me creí que todo dependía de mí, y cuando creí que nada dependía de mí delegando todas las responsabilidades en los demás, y cuando me di cuenta de cuál era el papel que me tocaba jugar y lo jugué asumiendo mis responsabilidades reales y soltando lo que era responsabilidad de otros.
- Me honró cuando creí que el amor lo justificaba todo porque lo podía todo, y cuando creí que el amor no justificaba absolutamente nada porque hay otros valores que importan mucho más, gracias a ello estoy descubriendo de que manera le puedo dar al amor su valor justo dentro de un orden sano y consciente.
- Me honro en esos días que estoy deseando que amanezca para sacarle el máximo partido a mí día, y ante aquellos días en que preferiría no levantarme de la cama hasta que no se me ocurra una razón contundente por la que valga la pena levantarme, porque así es la vida, con momentos de todo tipo y con infinitas posibilidades pero siempre todas ellas se encuentran entre dos polaridades.
- Me honro porque en lo profundo me doy cuenta de que todo lo que he experimentado en mi vida constituye un proceso de crecimiento y maduración, por lo que realmente nunca acerté y nunca me equivoqué ya que todo sucedió fue de la única forma en que podía suceder, y así seguirá siendo hasta que llegue a donde tenga que llegar.

 

52) Frases sanadoras para profundizar en mi herida de abandono:

- ¡Hola abandono! eres la herida que experimento cuando alguien que me importa y con quien comparto un vínculo, ya no desea formar parte de mi vida de la misma manera de cómo había sido hasta el momento.
- Siento culpa si interpreto que la razón de su abandono se debe a algo que he hecho o dicho, por lo que imagino que si lo hubiera hecho o dicho diferente lo hubiera evitado.
- Siento rabia si interpreto que su abandono se debe a que no ha valorado todo lo que he hecho por él o por ella, que no ha tenido presente mis esfuerzos, o que por no quererse esforzar un poco más o poner de su parte no estamos salvando nuestra relación.
- Siento tristeza cuando le echo mucho de menos, cuando le añoro, cuando siento la frustración de que esa persona no esté a mi lado como lo estuvo en el pasado por todo lo bueno que me aportaba su compañía, o yo imaginé que aquello era bueno.
- Puede ser un abandono total si la persona ya no está disponible físicamente para mí porque ya no la puedo ver, o porque aunque la pueda ver ya no puedo compartir con ella lo que compartíamos antes.
- Puede ser un abandono parcial, cuando aparentemente no ha cambiado nada pero yo noto que esa persona ya no está conmigo de la misma forma que estaba antes, ya no hay la misma complicidad o ya no tiene el mismo interés por mí.
- Y puede que no sea un abandono real si realmente esa persona no decidió alejarse de mí, sino que murió, o se tuvo que ir por las circunstancias, pero yo igualmente le reprocho su alejamiento porque me duele menos sentirle rabia que sentir la tristeza de su falta.
- También puedo experimentar como abandono una traición, porque siento que me ha hecho tanto daño lo que me hizo o me dijo que jamás podré de nuevo tenerle la misma confianza que le tenía antes.
- O puedo sentir la traición como abandono, cuando no soy consciente de que lo que se perdió realmente fue la confianza que nos teníamos anteriormente, y simplemente noto que algo ha cambiado sin saber exactamente que es.
- Y puedo autoconvencerme de que realmente nunca me quiso o le importé porque todo fue un engaño, cuando prefiero negar que hubo amor a sentir que lo he perdido.
- ¡Hola abandono! eres una emoción compleja ya que puedes ser tanto real como imaginada, y me puedo engañar muy fácilmente contigo ya puedo sentirme víctima por ser abandonado cuando, tal vez, soy yo realmente quien está abandonando, así que de mi depende conscienciarte para sanarte o seguir herido contigo hasta el final de los tiempos.

 

53) Frases sanadoras para profundizar en mi herida de injusticia:

- ¡Hola injusticia! eres la herida que experimento cuando alguien me genera un perjuicio sin tener en cuenta mis derechos o mi dignidad como ser humano.
- Te siento desde la ira o el odio cuando surge en mí el deseo de venganza para devolver el daño recibido a quien me lo causó, con la tentación de que si puedo dañar más de lo que me dañaron a mí, lo haré para evitar que ese individuo se atreva a contrarrestar mi venganza.
- Te siento con mucha tristeza si en mi personalidad no cabe la ira porque de niño me condicionaron en la expresión de este sentimiento, por lo que convertiré en lágrimas o en lamento mi deseo inconsciente de devolver el daño sufrido, o en depresión si mi inconsciente considera peligroso para mi salud que siga tan enfurecido o entristecido por mucho más tiempo.
- Si es un ser muy querido para mí quien cometió la injusticia conmigo, tal vez opte por culparme yo para mantener intacta la imagen de bondad que he proyectado en él o en ella, o de lo contrario podría terminar amándole menos y renegando de su amor.
- Pero a veces no te siento enfocada en una o varias personas determinadas, o en una institución o un colectivo concreto, a veces te enfoque ante la vida o ante Dios, cuando siento que es injusto que las personas tengamos que sufrir si no hemos hecho nada concreto para merecerlo.
- Otras veces puedo abusar de mi personaje de bueno o de mi Ego espiritual, autoconvenciéndome de que no siento enfado o ira porque yo estoy por encima de estos sentimientos, por lo que terminaré reprimiendo toda mi emoción sin darme cuenta que con ello esta energía emocional no sólo no desaparecerá, sino que me puede llegar a enfermar.
- Hay un peligro más que puede surgir también a través de esta represión, y es que proyecte estos sentimientos en otras personas que nada tienen que ver con quien cometió la injusticia conmigo, de modo que cualquier excusa o malentendido puede ser suficiente para permitirme ser violento o incluso sádico con quien realmente no me ha hecho tanto daño como interpreto.
- También puedo caer en la trampa de sentir injusto al otro cuando, tal vez, quien actuó de forma injusta fui yo, sobre todo si inconscientemente siento que será mucho más doloroso para mí sentir culpa que sentirme víctima.
-En cambio, si soy templado en mis emociones, podré conformarme con reclamar una disculpa o una compensación por el daño sufrido, o en sanar mi frustración realizando un trabajo interior si no tiene mucho sentido mantenerme a la espera de disculpas o de compensaciones que no van a llegar nunca.
- Y cuando no puedo esperar unas disculpas, ni una compensación, ni tampoco puedo vengarme, ni sé cómo puedo sanarme de estos sentimientos, entonces opto por desearle un mal a quien fue injusto para mí, lo deseo por dentro con mucha fuerza, y me genero la esperanza supersticiosa de que por desearlo, algo malo le terminará ocurriendo a esa persona como una especie de justicia divina.
- ¡Hola injusticia! como sentimiento me conviertes en un peligro para mí mismo y para los demás, por lo que no eres nada deseable, pero cuando igualmente sucedes también me ofreces una gran oportunidad para aprender y madurar si  logro apreciar tu valor como experiencia generadora de crecimiento interior.

 

54) Frases sanadoras para profundizar en la herida de humillación:

- ¡Hola humillación! eres la herida que experimento cuando alguien me ridiculiza porque se burla de mí, me falta el respeto o me desvaloriza provocando que me sienta inferior o inapropiado.
- Representas el temor de sentirme débil, indigno, desgraciado o cualquier otro calificativo que yo interprete en base a lo que considero como humillante según mis valores y creencias.
- Representas un modo de maltrato psicológico si únicamente recibo las humillaciones de forma verbal o simbólica, y representas maltrato físico cuando también resulta agredido mi cuerpo.
- Puede que quien me humille lo haga con intención, es decir con el deseo explícito de denigrarme y de herirme, puede que no sea intencionado si esa persona no me conoce lo suficiente como para saber qué es lo que me ofende y lo que no me ofende, o puede que yo me ofenda igualmente aunque no tenga ninguna razón de peso si ese día en concreto me encuentro muy susceptible emocionalmente.
- Te siento con mucha rabia cuando interpreto que quien me humilla se atreve conmigo porque me considera débil o porque piensa que no sé defenderme y se quiere aprovechar de eso, por lo que reacciono de forma brusca y agresiva para que no lo sigua creyendo, o directamente respondo de forma agresiva para vengarme.
- Te siento con mucha tristeza si la humillación proviene de un ser querido o de alguien a quien admiro o valoro mucho, porque siento que le defraudo o que me defrauda rompiéndose la buena imagen que teníamos el uno con el otro.
- Te siento con vergüenza cuando recibo la humillación en público porque temo que los testigos de dichas humillaciones jamás me volverán a mirar con la misma dignidad o respeto con que me miraban antes, como si el hecho de ser humillado me pudiera marcar con esas personas para siempre.
- Me paralizo contigo cuando temo que mi enfado o mi ira me podrían hacer actuar de modo violento o desproporcionado provocando consecuencias terribles, o cuando considero que quien me humilla es mucho fuerte que yo y si le respondo será peor ya que todavía tendrá más ganas de lastimarme.
- En cualquier caso, lo que siempre está en juego contigo como herida es el valor que le doy a mi propia dignidad a través de la imagen que tengo de mi mismo, una imagen que es a la vez social y personal y que se encuentra en riesgo constante de ser pisoteada, ensuciada o incluso apestada si lo permito o si no lo puedo evitar.
- ¡Hola humillación! gracias porque cuando te siento me ayudas a conscienciar lo que debo trascender para dejar de confundirme con lo que sólo es imagen y no mi verdadero ser.
- Pero esto no significa que deba mantenerme al lado de quien me humille, al contrario me ofrece la oportunidad de alejarme si no me conviene estar cerca de ciertas personas pero sin herirme en mi dignidad, sólo para respetarme a mí mismo.

 

55) Frases sanadoras para profundizar en la herida de rechazo:

- ¡Hola rechazo! eres la herida que experimento cuando alguien no se quiere relacionar o vincular conmigo de la misma forma en que a mí me gustaría relacionarme o vincularme con esa persona o grupo de personas.
- Te siento como herida por ejemplo si deseo tener una amistad, o una relación de pareja, o trabajar para una empresa determinada, o crear un negocio con alguien y no soy correspondido en ese deseo.
- Te siento si a mí me gustaría pasar más tiempo con quien me atrae o aprecio mucho, o compartir más facetas de nuestras vidas, o establecer un vínculo más profundo con esa persona, y ella o él no tiene ese mismo interés hacia a mí.
- Y según sea mi personalidad te sufriré desde la culpa o el enfado, desde la tristeza o la desvalorización, desde la vergüenza o el miedo, o con varios de estos sentimientos a la vez.
- A veces opto por despreciar a quien me rechaza para intentar que me duela menos al convencerme de que el otro pierde más que yo por rechazarme, pero si abuso de esta actitud me arriesgo a quedarme solo porque puedo terminar creyendo que nadie se encuentra realmente a mi altura.
- Y otras veces no puedo evitar sentirme como si fuera basura si le doy una absoluta credibilidad a quien me rechaza y lo generalizo respecto a otras situaciones, creyéndome que no tengo nada bueno que ofrecer o que mi presencia no tiene ningún valor para nadie.
- En cualquier caso, cuando alguien me rechaza tengo la sensación de que una parte de mi corazón, o mi corazón entero, se rompe o se agujerea, por lo que necesitaré un tiempo para recuperarme interiormente hasta que logre recomponerme.
-También puedo sufrir mucho cuando siento miedo de ser rechazado, ya que este miedo me impide muchas veces acercarme a quien me interesa o fortalecer el vínculo que ya tenemos, quedándome con la duda de qué hubiera pasado si me hubiera atrevido a intentarlo o a decirlo.
- Todo rechazo recibido afecta a mi autoestima, pero no acercarme a quien me interesa o no atreverme a profundizar más en una relación del tipo que sea por miedo al rechazo me afecta mucho más todavía porque representa un rechazo hacia mí mismo, ya que lo que rechazo es la posibilidad de conseguir aquello que deseo únicamente porque me da miedo intentarlo.
- ¡Hola rechazo! como no quiero que me sigas condicionando tanto mi vida me predispongo a sanar la raíz del problema que son los rechazos que sufrí en el pasado, mis lealtades familiares y mi propio temor a que me rompan el corazón, asumiendo que todo ello requerirá un tiempo y un esfuerzo.
- Con este trabajo sanador lograré desprenderme de la fantasía catastrófica de que si me siguen rechazando, llegaré a un punto en el que no podré seguir adelante con mi vida por acumular tanto dolor.

 

56) Frases sanadoras para profundizar en la herida de traición:

- ¡Hola traición! eres la herida que experimento cuando una persona concreta, un grupo de personas o una institución rompe la confianza que había depositado en ellos provocándome una gran inseguridad.
- Tal vez esta confianza fue pactada explícitamente, de forma que nos hicimos una promesa o llegamos a un acuerdo que la otra parte no cumplió faltando a su palabra.
- Pero también puede ser que este pacto nunca se diera realmente, sino que yo mismo me creé un ideal dando por sentado una serie de compromisos según mis valores o creencias internas, por lo que fue mi propia expectativa la que terminó defraudándome.
- Todo lo que yo experimento como engaño, mentira, ocultación o manipulación puede provocarme el sentimiento de que he sido traicionado si interpreto una mala intención en ello, o cuando siento que no han tenido en cuenta mis necesidades o mis preferencias por falta de interés.
- Y todo lo que yo sienta que me han hecho y me ha dolido, si yo considero que jamás lo hubiera hecho igual porque sería incapaz de ser tan desconsiderado, también lo puedo experimentar como una traición.
- Dependiendo de quién sea la persona que me traicione y de sus cualidades, si es hombre o mujer, joven o viejo, de dentro o fuera de la familia, una figura de autoridad o un equivalente a nivel jerárquico, puede provocarme una o varias de estas emociones: ira, tristeza, culpa, desvalorización, vergüenza o miedo.
- Mi temor puede deberse ante la duda de si podré recuperar alguna vez la confianza que he perdido con esa persona cuando, a pesar de la traición, sigo queriendo que forme parte de mi vida porque la amo o porque la necesito.
- Y también puedo sentir temor de que me traicione alguien que nunca me ha dado indicios de que pudiera hacerlo, especialmente cuando todavía no he logrado sanarme de las traiciones que sufrí en mi pasado personal o que sufrieron los míos en su pasado si lo cargo por ellos por lealtad familiar.
- Respecto a la vida en general puedo sentirme traicionado también, o bien porque me enfermé, o porque murió alguien a quien amaba mucho, o ante cualquier tragedia que yo no le haya perdonado a la vida, provocándome una gran desconfianza por el temor de que me vuelva a ocurrir.
- ¡Hola traición!, necesito aprender a utilizarte para ser prudente pero no obsesivo, y sobre todo para que no tiñas toda mi vida de desconfianza y de rencor, así que decido aprender de ti para crecer interiormente y no para quedarme atrapado en el dolor.

 

57) Frases sanadoras para profundizar en la emoción de la ternura:

- ¡Hola ternura! eres la emoción que experimento cuando se me ablanda el corazón ante alguien o algo que percibo con pureza, delicadeza y dulzura.
- Contigo consigo sentirme conectada con mi propia sensibilidad a través de conectarme con la sensibilidad de otro ser, y esta doble conexión me permite reconocerme a mí misma y al otro como los seres amorosos que somos.
- Contigo logro soltar, aunque sea sólo por unos instantes, mis corazas y defensas, volviéndome a sentir como una niña inocente que experimenta una forma de amor en el que no interfieren las huellas del dolor.
- Gracias a las sensaciones que me transmites me siento más motivada a construir vínculos profundos al interesarme más por las personas que me importan, sin conformarme únicamente con la cordialidad o la superficialidad en mis relaciones.
- Te experimento muy fácilmente ante los animales y ante los niños, porque con ellos siento que no hay ninguna malicia, que todo es juego, inocencia y dulzura y que no necesito ninguna máscara con ellos para aparentar lo que no soy.
- Pero también me puedo hacer daño contigo cuando te confundo con el sentimiento de pena, de forma que termino enamorada de quien sufre por mi anhelo de rescatarlo y de consolarlo como si fuera su mamá, o termino rescatando y consolando a mis amistades o a quien me encuentre por el camino como si fuera la mamá de todo el mundo, por lo que termino olvidándome de mí misma.
- O cuando te entremezclo mucho o poco con mi deseo sexual, de forma que sólo puedo sentir ternura con mi pareja si hay mucho sexo, o si no lo hay cuando mi creencia es que el deseo sexual ensucia la pureza del amor.
- O puedo temerte mucho porque me imagino que si me enternezco demasiado se aprovecharán de mí, me manipularán, o descubrirán mi lado vulnerable al que yo confundo con mi debilidad, por lo que podrían sentirse tentados a humillarme o ridiculizarme.
- Y si mi temor es el de no sentir suficiente ternura o no saber transmitírselo a los demás, entonces te exageraré para autoconvencerme de lo tierna o sensible que soy si con ello me imagino que lograré que me quieran más, o que me aprecien más, o porque pienso que es lo que se espera de mí para que me den un lugar.
- También puedo huir de ti cuando en mi corazón contengo mucho dolor porque, en el momento en que alguien me mire con ternura y compasión, al darse cuenta de cómo me siento verdaderamente por dentro, si estoy desprevenida, me podría desmontar, sin poder evitar expresar este dolor en público de un modo que me resulte vergonzoso para mí, especialmente si soy del tipo de persona que se esfuerza siempre por parecer fuerte o alegre.
- ¡Hola ternura! como emoción puedes generarme mucho bienestar y alegría, pero también sufrimiento si te confundo con lo que no eres, o si me atrapo en creencias limitantes de cómo debería de sentirte, expresarte y demostrarte ante los demás.

 

57) Frases sanadoras para descubrir que alimenta mis obsesiones:

- ¡Hola obsesión! representas un foco que causa en mí una serie de emociones y pensamientos persistentes que giran alrededor de sí mismos, limitando con ello mi capacidad de sentirme en paz interiormente y disfrutar más de mi propia existencia.
- Puedes tener forma de deseo cuando aquello que me obsesiona es algo que quiero lograr lo más pronto posible, o bien porque tengo la expectativa de que cuando lo consiga experimentaré un gran éxtasis de felicidad, o bien porque su consecución me supondrá un gran alivio al liberarme de algo que estaba generando mucho sufrimiento.
- Puedes tener forma de miedo si lo que me obsesiona es un riesgo del que tengo que protegerme como sea porque si se cumple sería una gran catástrofe para mí, por lo que me mantengo permanentemente vigilante sin descuidarme para evitar que suceda, o me preparo constantemente por si igualmente termina sucediendo.
- Puedes representar un enfado, un rencor o un odio hacia alguien que me hirió en el pasado si no me pude defender en su momento, por lo que siento que tengo una cuenta pendiente que saldar con esa persona.
- Puedes tener forma de tristeza, si lo que me obsesiona es alguien o algo que tenía un gran valor para mí y que perdí, por lo que no puedo dejar de lamentarme continuamente ante la dificultad de concluir mi proceso de duelo.
- Y también puedes ser una cortina de humo o un distractor, porque mientras estoy obsesionado con algo que experimento con cierta inquietud, me distraigo de otra cosa que me genera mucho más miedo, enfado, tristeza o deseo todavía, y con ello evito tener que reconocer lo que realmente me está atrapando si siento que dicho reconocimiento podría afectar gravemente a mi autoestima.
- Mi obsesión puede ser genérica como por ejemplo el miedo a la muerte, a la enfermedad, a arruinarme económicamente, a la soledad, el deseo de convertirme en millonario, o puede ser una obsesión más concreta como por ejemplo a que mi pareja me sea infiel, a conseguir un ascenso en mi trabajo, a bajar de peso, aprobar unas oposiciones, etc.
- Hay obsesiones que se mantienen permanentes en el tiempo como por ejemplo a que se muera mi madre, a que me roben o asesinen o a que descubran un secreto que oculto desde hace mucho tiempo.
- Y hay obsesiones que duran un tiempo, desaparecen y vuelven de forma recurrente o son sustituidas por una nueva obsesión si mi personalidad es obsesiva de por sí, por lo que puedo terminar incluso obsesionándome con el hecho de dejar de obsesionarme.
- ¡Hola obsesión! gracias por llamar mi atención sobre lo que debo resolver respecto al modo en que gestiono mis deseos y mis miedos, mis heridas no resueltas del pasado, mi intolerancia a la incertidumbre y mi falta de confianza en mí mismo.

 

58) Frases sanadoras para liberarme del "no merecimiento" y el autosabotaje:

- ¡Hola no merecimiento!, eres la sensación que experimento cada vez que me doy cuenta de que soy yo mismo quien autosabotea mi propia felicidad y me pregunto el por qué.
- Cuando estoy a punto de lograr lo que deseo, cuando estoy disfrutando de la presencia de personas a las que quiero mucho y que me importan, cuando llevo un tiempo cuidándome bien y sintiéndome a gusto conmigo mismo, cuando me siento orgulloso de la forma en la que estoy enfocando mi vida, de repente reacciono de un modo extraño o tomo una mala decisión y lo estropeo.
- Y justo después me arrepiento y me esfuerzo en revertir la situación que yo mismo he generado, pero todos estos esfuerzos en vez de ayudarme me entorpecen todavía más, como si estuviera luchando contra una parte de mí mismo que me castiga por algo que no entiendo, o porque directamente no quiere que yo sea feliz.
- Cuando me autosaboteo me siento idiota, o culpable, o avergonzado, o comienzo a culpar a alguien por mi forma de ser y de actuar, especialmente a mis padres o a los adultos que me cuidaron de niño cuando les acuso de que han sido ellos quienes me han hecho así.
- ¿Por qué?, ¿por qué arruino mi propia felicidad?, en cuanto me hago esta pregunta inmediatamente surges como una voz interior que me dice: porque es lo que me merezco, porque no merezco tanta felicidad.
- Tienes que ver con mi lealtad a la familia y mis antepasados, porque inconscientemente siento que si soy mucho más feliz de lo que ellos pudieron ser, en vez de demostrarles mi amor y mi respeto les estaré demostrando tanto a ellos como a mí mismo que no me importan, y eso me hará sentir muy desleal.
- Tienes que ver con mi necesidad inconsciente de mantenerme deseando, porque si cumplo mis deseos y no encuentro inmediatamente otros deseos nuevos que sean tan fascinantes como los anteriores, mi Ego se bloqueará porque sabe existir sin estar deseando desde la fascinación.
- Tienes que ver con mi pasado, con el temor de que se repita un sufrimiento que me hirió tanto que no podría soportar que sucediera de nuevo, y precisamente por intentar evitarlo a toda costa provoco que termine sucediendo aunque en apariencia crea que lo he evitado, como por ejemplo un abandono, una traición, una pérdida, un maltrato, una humillación, un rechazo, una ruina, un accidente o una injusticia.
- Tienes que ver con una parte de mí que se revela cuando baso mi felicidad de una forma muy intensa en lograr metas y objetivos, porque esta forma de funcionar me genera apegos y dependencias hacia objetos o personas externas convirtiendo mis deseos iniciales en una prisión, y mi inconsciente me intentará liberar de esta prisión aunque sea a través del fracaso o de la pérdida.
- Lo que activa mi autosabotaje siempre es un detonante emocional: un miedo repentino a que suceda una catástrofe, un enfado o una ira sin fundamento ante lo que considero una gran ofensa, sentir una tentación irresistible a satisfacer un placer aunque esto termine haciéndome daño, una sensación de pereza aplastante, experimentar un aburrimiento abrumador, una necesidad imperiosa de que me den la razón, una gran impaciencia para que suceda algo ya o una gran exigencia de que se hagan las cosas a mí manera.
- ¡Hola no merecimiento! en vez de resignarme contigo o de luchar contra ti voy a utilizarte para conocerme mejor a mí mismo, para descubrir mis patrones de comportamiento, para profundizar en mi sombra, para sanar las heridas de mi pasado, para resolver mis lealtades familiares y para aprender a desear sin convertir mis deseos en apegos o dependencias. 


59) Frases sanadoras para amar a mis padres únicamente porque son mis padres:

- ¡Hola papá!, ¡hola mamá!, yo sé que os amo pero muchas veces me cuesta identificar este amor, especialmente cuando me siento muy dolido o decepcionado con vosotros.
- Las veces en que no habéis sabido acompañarme cuando os necesitaba me incitan a cuestionaros, y cuando os cuestiono construyo una barrera que me impide reconocer cuanto os quiero.
- Las veces que os sentí peligrosos para mí provocaron que os tuviera miedo, y este miedo dejó una huella persistente que nubla mi amor hacia vosotros a pesar de que en la actualidad no supongáis ningún riesgo real.
- Las veces que no me apoyasteis en mis sueños o en mis proyectos me hizo sentir que únicamente me queríais si cumplía con vuestras expectativas, o que directamente yo no os importaba, por lo que yo también os volqué expectativas dudando de si estabais a la altura de mi amor, o me obligué a creerme tampoco vosotros me importabais a mí.
- Ante todas estas barreras, temores, expectativas o desinterés tengo la sensación de que necesito esforzarme para sentir que os quiero, y este esfuerzo me obliga a preocuparme en exceso de que no os pase nada malo, o a idealizaros para no percatarme de vuestros defectos, o a teneros lástima para compadeceros, o posicionarme como si yo fuera vuestro padre o madre y vosotros mis hijos.
- Por este motivo me mantengo prisionero de mi necesidad de que os sintáis orgullosos de mí, o de mi necesidad de que cambiéis para sentir que por fin sois los padres que merezco tener, o resignarme ante lo que fue sin remedio si es que ya no estáis en la vida.
- Ya no quiero más de todo esto, no quiero tener que seguir esforzarme ni seguir sufriendo para sentir que os quiero, no quiero compararos más con otros padres para idealizaros o desvalorizaros, no quiero necesitar más que os sintáis orgullosos de mí ni seguir necesitando enorgullecerme de vosotros, y sobre todo no quiero teneros lástima ni que me la tengáis vosotros a mí.
- Os quiero únicamente porque sois mis padres, os quiero por el vínculo que compartimos, os quiero porque sois las personas que me habéis dado la vida, y os quiero por la sencilla razón de que es imposible que no os quiera.
- Os quiero aunque todavía me quede dolor en el corazón por lo que provocó desencuentros entre nosotros, os quiero porque queriéndoos consigo que la vida me vaya mejor, y os quiero porque mi verdadera naturaleza es la de amar y no la de cuestionar mi amor.
- Tomo todo el dolor sufrido como aprendizaje, tomo todo lo que me fue positivo con agradecimiento, y tomo nuestro vínculo como la base desde la que construyo y reconstruyo continuamente mi vida a mi manera.
- Os quiero porque os quiero, y con esto me basta.

 

60) Frases sanadoras para descubrir por qué me siento sólo:

- ¡Hola soledad!, eres la sensación que experimento cuando me siento desconectado de los demás, de mí mismo, o los dos tipos de desconexión a la vez.
- Muchas veces confundo la desconexión conmigo mí mismo con la necesidad de sentirme acompañado por los demás, y por este motivo es muy posible que me encuentre rodeado de personas que me quieren y me lo demuestran, a su manera pero me lo demuestran, y aun así sentirme muy sólo.
- Esta confusión alimenta mi creencia de que los demás no me entienden, no me valoran, no les importo, no me ven, no me aman y de que si desapareciera ni se enterarían.
- Soy yo quien no me estoy enterando de que me siento sólo de mí mismo, de que no me estoy atendiendo y de que no estoy profundizando lo suficiente para poder reconocer mis deseos y necesidades más íntimos y personales, todo ello provocado por mis propios miedos de los que algunos, tal vez, ni soy consciente.
- Y otras veces es cierto que me siento sólo ante los demás, o bien porque casi no me relaciono con nadie o porque sí que me relaciono pero de un modo muy superficial, por lo que todas mis amistades y mis relaciones no constituyen vínculos profundos.
- Cuando así sucede es porque me estoy protegiendo en exceso de que me engañen, me decepcionen, me rechacen, me manipulen, me abandonen o me traten mal, y por esta razón intento pasar lo más desapercibido posible aunque eso me haga sentir sólo.
- Pero también puede ser que esté haciendo todo lo posible para llamar la atención, y que por este motivo termino siendo excesivamente invasivo, o demasiado gracioso, o  extravagante para sentirme my original, generando rechazo en los demás.
-  La soledad de mí mismo tiene que ver con mamá, porque si no he sanado mi vínculo con ella es imposible que logre ser una buena compañía para mí mismo.
- La soledad de los demás tiene que ver con mamá y papá, porque si no he logrado tomarlos en mi corazón o bien me faltarán habilidades sociales, o sentiré un temor profundo a los conflictos, o a que se aprovechen de mí.
- ¡Papá!, ¡mamá!, porque fuisteis mis primeros vínculos, con vosotros aprendí a sentirme acompañado por otras personas y por mí mismo, y lo que no aprendí lo suficientemente bien necesito sanarlo y resolverlo desde mi corazón.
- ¡Hola soledad!, muchas gracias por motivarme para que aprenda a discernir qué tipo de soledad estoy sintiendo, para que mejore la forma en que me atiendo y me escucho a mí mismo, para que cambie mi manera de relacionarme con los demás, y para que reconstruya los vínculos con mis padres por todo lo que este trabajo interior me puede aportar.

 

61) Frases sanadoras para honrar al abuelo cariñoso:

- ¡Hola abuelo!, te horno porque de niño me sentí muy especial para ti, y por esta razón cuando estábamos juntos parecía que el tiempo no existiera.
- Conmigo jugabas y te divertías como si fueras tan niño como yo, y eso me hacía sentir que mi presencia era tan deseada para ti como para mí la tuya.
- Conmigo reías y bromeabas mientras me explicabas cómo funcionaba el mundo y la vida, y por esta forma de enseñarme todo lo que aprendí contigo lo aprendí muy a gusto y para siempre.
- Contigo podía ser completamente yo mismo y tu podías ser completamente tu mismo, por lo que pudimos disfrutar al máximo de nuestra espontaneidad y autenticidad, y eso me enseñó cuánto valor tiene saber relacionarse de esta manera.
- Te quise tanto que en muchos momentos hubiera preferido que fueras mi padre en vez de mi abuelo, pero ahora me doy cuenta de que el amor que puede sentir un nieto con su abuelo es más que suficiente para que represente un amor muy profundo, de modo que junto con mi otro abuelo los sois los mejores abuelos para mí porque sois los míos, y mi padre es el mejor padre para mí porque es el mío.
- Y muchas veces me eclipsé tanto contigo que no pude sentir algo semejante con el resto de mis abuelos o incluso con mis propios padres, por lo que también te honro dándote tu lugar y sólo tu lugar, ya que todos los míos son igual de importantes, aunque con ellos no haya compartido tan buenos momentos como contigo.
- Me puse triste cuando te fuiste de la vida, pero la huella de amor que dejaste en mí fue tan grande que he logrado llevarte en mi corazón sintiéndome en paz con tu partida, y así te puedo dedicar mis alegrías y no mi pena por tu falta, porque sé que eso es lo que deseas para mí.
- Gracias abuelo por trabajar en equipo con mis padres y con el resto de los adultos que me cuidaron, ellos me transmitieron el cariño que pudieron y supieron con todas las responsabilidades que tenían que cargar en aquella época, y donde ellos no llegaron llegaste tu, por lo que todo encaja para mí.
- Te honro abuelo, honro todo lo que compartimos juntos, honro la magia que generamos ambos a través de nuestra inocencia, honro tu destino, honro tu forma de irte de la vida y el momento que escogió tu alma para marcharte, y honro ser tu nieto por el privilegio y el orgullo que eso me hace sentir.
- Te honro y te quiero.

 

62) Frases sanadoras para profundizar en el significado de la palabra confianza:

- ¡Hola confianza!, eres la sensación que experimento cuando acepto sin oponerme ni resistirme lo que me sucedió en el pasado, lo que me sucede en el presente y cualquier cosa que pueda sucederme en el futuro.
- Tienes que ver conmigo mismo, es decir con mi capacidad de confiar en mí mismo tanto respecto a mis propias capacidades para solucionar lo que esté en mis manos, como en mi capacidad para no hundirme y sobrellevar lo que no pueda solucionar.
- Tienes que ver con los demás, en si confío o no confío en los seres humanos como especie y en las personas que me rodean respecto a sus intenciones conmigo.
- Tienes que ver con el vínculo que tengo con la vida en general, o con Dios, o con el Universo según como quiera llamarlo, que representa aquello que me envuelve a mí junto al resto de seres humanos y al hecho de vivir y habitar en este planeta.
- Cuando te experimento me siento en paz, tranquilo y sereno, porque aunque no sepa o no entienda por qué me está sucediendo algo que me hace sufrir, confío plenamente en que eso tiene un sentido y una razón que me aportará aprendizaje y crecimiento interior.
- Y cuando no te experimento me posiciono a la defensiva, o bien me defiendo de mi mismo, de lo que siento, de lo que pienso, de lo que deseo, o de lo que temo cuestionándomelo todo, o bien me defiendo del exterior pretendiendo controlar o evitar todo lo que me podría hacer daño que provenga desde fuera de mi ser.
- En todos estos casos actúa como raíz el vínculo con mi madre, ya que, por ser mi primer vínculo, con ella aprendí a vincularme conmigo mismo, con otro primer ser humano que fue precisamente ella, y con la vida misma que ella me transmitió.
- Luego después actúa el vínculo con mi padre, con esa persona que también me dio la vida y que, por lo tanto, voy a terminar pareciéndome en lo malo o esforzándome mucho para no parecerme a él si no logro darle un lugar sano en mi corazón.
- Y desde mis padres también estoy conectado con las memorias de mis antepasados, con lo que les hizo sufrir y con todo lo que les provocó un sentimiento de traición ante sí mismos, ante los demás o ante la vida o Dios.
- Si logro confiar mi vida me valdrá mucho la pena aunque me pasen cosas desagradables, si no lo logro confiar mi vida será un infierno aunque me pasen cosas muy buenas y agradables, y confiar no tiene nada que ver con ser ingenuo.
- ¡Hola confianza! eres la clave para mi felicidad, para darle un sentido positivo a mi vida y a mi existencia, y para poder vivir de verdad sin limitarme únicamente a sobrevivir.

 

63) Frases sanadoras para superar el complejo de inferioridad:

- ¡Hola complejo de inferioridad!, te experimento cada vez que me siento menos que los demás, como si hubiera algo en mí que representa una falla, un error o una limitación que me sitúa por debajo de la media en valía o capacidades en comparación con el resto de personas.
- Puede ser que mi complejo se deba a algún rasgo físico o una limitación, por lo que pienso constantemente como sería mi vida si lo pudiera solucionar o me resigno completamente si es que no tiene remedio.
- Puede ser que te debas a mi creencia de que me tengo que esforzar mucho más que los demás en conseguir las mismas cosas que ellos consiguen fácilmente, por lo que termino creyendo también que la vida es especialmente difícil para mí.
- Puede ser que te achaque a mi falta de inteligencia, de cultura, de habilidades sociales, de carisma, de valentía, de creatividad o de cualquier otra cualidad en la que me siento muy superado por la media de personas.
- Sea cual sea la creencia o las creencias que me provocan sentirme inferior, todas ellas son el resultado de compararme con otras personas, por lo que mi creencia principal sería que necesito compararme constantemente para saber quién soy y qué lugar ocupo en el mundo.
- Puede ser que mis comparaciones se centren principalmente con una sola persona, con uno de mis padres, con alguno de mis hermanos, con un primo, con un amigo, un vecino o con quien sea, o puede que me compare constantemente con muchas personas a la vez de forma compulsiva y obsesiva.
- Si mi lucha está en conseguir que mis padres estén orgullosos de mí para estar a la altura de sus expectativas, mi autoestima siempre será débil tanto si siento que lo estoy consiguiendo como si no, porque aunque crea que lo estoy consiguiendo puede pasar cualquier situación en cualquier momento que me supere y me haga fracasar.
- Y si mis esfuerzos no son tanto para lograr su orgullo sino para superarlos o vencerlos o llevarles la contraria, también fracasaré, porque cuanto más sienta que me estoy diferenciando de ellos más lejos los sentiré de mi corazón, y cuanto más lejos estén mis padres de mi corazón más difícil será para mí amarme y aceptarme plenamente.
- También puede ser que sintiéndome inferior me esté sintiendo del mismo modo en el que se sienten mis padres, por lo que puede estar utilizando inconscientemente este sentimiento para conectarme con ellos a través de sufrir su mismo complejo, y aunque no me guste sufrir tal vez crea que debe ser así porque de lo contrario me sentiría ajeno a ellos o ellos ajenos a mí.
- ¡Hola complejo de inferioridad!, te estoy utilizando, te utilizo para desvalorizarme, te utilizo porque persigo un ideal imposible de lograr o porque sencillamente no me doy permiso a ser feliz siendo quien soy y como soy, de mi depende seguir jugando a este juego de las comparaciones o trascenderlo por amor a mí mismo.

 

64) Frases sanadoras para profundizar en el concepto de "vínculo":

- ¡Hola vínculo! eres la energía que me conecta con aquellas personas que más han influido en mi vida y que, de un modo u otro, me siguen influyendo en el presente tanto si todavía están presentes como si ya no lo están.
- Esta influencia se originó a través de experiencias que generaron emociones de amor y de desamor, de miedo, de rabia, de alegría, de tristeza, de culpa o de vergüenza principalmente.
- Estoy vinculado con las personas que me han aportado enseñanzas positivas, que me han ayudado a crecer interiormente y que me han permitido conocerme mejor a mí mismo.
- Estoy vinculado con aquellas personas con las que todavía guardo un dolor, o porque me hirieron profundamente por no tratarme bien, o porque me rechazaron o me abandonaron, o porque las perdí y todavía las siento a faltar con mucha nostalgia.
- También estoy vinculado con mis antepasados a pesar de que no los conociera en vida, junto con aquellas otras personas que participaron en sus destinos condicionándolo de forma determinante, ya que si las circunstancias que ellos vivieron hubieran sido otras probablemente yo no hubiera nacido.
- Y sobretodo estoy vinculado con aquellas personas que me han proporcionado aprendizajes muy positivos pero con quienes simultáneamente me queda un dolor pendiente de sanar, y precisamente por combinarse las dos circunstancias su influencia en mí es todavía mucho más poderosa en mí.
- Mis vínculos determinan mi experiencia de vida, todo lo que he vivido y que constituye mi historia personal y mi destino hasta el momento presente, y por todo ello puedo decir que mi vida ha sido, es y será siempre el resultado de mis vínculos.
- Mis vínculos determinan la persona que soy, lo que siento, lo que pienso, lo que hago, lo que expreso y lo que callo o me oculto a mí mismo, y el modo en que me posiciono ante los demás y ante el mundo.
- Y toda esta influencia determina también el vínculo que tengo conmigo mismo, como me amo o me odio, como me acepto o me rechazo, como me cuido o me descuido, de forma que si no sano mis vínculos exteriores no podré sanar mi propio vínculo conmigo mismo y al revés, si no sano mi propio vínculo no podré sanar mis vínculos exteriores.
- ¿Cómo se sanan los vínculos cuando el pasado y lo vivido no se puede cambiar?, ¿se pueden reconstruir vínculos que pudieron ser tóxicos prácticamente desde un inicio?, ¿incluso se puede sanar el vínculo que tengo con mis antepasados si ni siquiera los conocí en vida?
- ¡Hola vínculos! os puedo sanar y os puedo reconstruir a través del amor, el amor consciente, el amor que marca cual es mi lugar ante mis seres queridos y los no tan queridos según el contexto en que me encuentre, porque sólo con el amor puedo lograr transformar el dolor sufrido en el pasado en más amor todavía para el presente.

 

65) Frases sanadoras para dejar de ser adicto a "desear":

- ¡Hola deseo! eres la atracción que me genera lograr algo que no tengo a partir de la expectativa que me he creado de que si pudiera tener eso que me falta me sentiría mejor o más feliz.
- Hay deseos más fáciles y otros más difíciles de lograr, rápidos de conseguir o que requieren mucho más tiempo, posibles y realistas o imposibles e inalcanzables, que cumplen las expectativas esperadas cuando son logrados o que decepcionan, livianos y placenteros en el camino de su consecución o que requieren mucho esfuerzo y sacrificio, que representan superar miedos e incertidumbres o que son muy certeros y seguros, compatibles con el resto de mis deseos o totalmente incompatibles, por lo que me exigen exclusividad.
- Todas estas formas de deseo tienen un punto en común, prometen algo, prometen un bienestar, un placer, un disfrute o una alegría a pesar de que muchos de ellos luego después, cuando son logrados, no cumplen en absoluto dicha promesa.
- Y todos ellos solucionan mi motivación, me ofrecen estímulo ante la ilusión de lo que puedo llegar a lograr, y me ofrecen algo a lo que dedicarle una gran parte de mi tiempo y de mi vida.
- El problema es convertirme en adicto al desear, que es lo que sucede cuando sólo se estimularme a través de la ilusión que me generan mis deseos porque esto representa que voy a estar mucho más centrado en lo que me falta que en lo que ya tengo, y que, por lo tanto, inevitablemente terminaré desvalorizando lo que ya tengo por sentirlo completamente insuficiente para sentirme ya feliz, en el momento presente.
- Si soy adicto al deseo nunca es suficiente para mí, siempre estoy esperando algo mucho mejor, lo bueno es siempre lo que está por llegar, y la ilusión de conseguir cosas tiene mucho más poder y resulta mucho más atractivo que poder disfrutar un poco más de lo que ya se ha conseguido.
- Esta adicción incluso me provoca boicotear la consecución de mis propios deseos porque si los consigo tendré que buscar rápidamente nuevos deseos que anhelar, y si no aparecen pronto estos deseos no sabré que hacer con mi vida, sentiré un enorme vacío, incluso me puedo llegar a asustar con mis propios pensamientos de angustia al no saber a qué dedicar mi tiempo, mi energía y mi sentido de vida.
- Al final quedo tan identificado con mis deseos que los convierto en mi identidad, por ejemplo soy el que desea tener pareja, soy el que desea convertirse en millonario, soy el que desea tener mucho poder, soy el que desea hacerse famoso, y sólo soy eso, por lo tanto, no puedo permitirme conseguir eso que deseo porque si lo consigo ya no sabré quien soy al quedarme sin el deseo en el que se ha convertido mi "yo".
- Mi adicción al deseo me obliga a vivir deseando constantemente y frustrado a la vez porque se convierte en peligroso conseguir eso que deseo, por lo que termino atrapado en un deseo que es imposible de conseguir y que, a la vez, me resulta imposible el dejar de desearlo.
- O puedo jugar a que lo voy consiguiendo pero que siempre puedo tener más de eso, y por esta razón siempre quiero más y más y más, así que realmente no cambia mucho entre conseguirlo y no conseguirlo ya que igualmente jamás termino por sentirme satisfecho.
- ¡Hola deseo!, ¿realmente soy yo quien deseo o más bien soy víctima de algo que me obliga a desear y desear como si fuera lo único que valiera la pena de la vida?, ¿qué pasaría si dejara de creerme que soy yo quien realmente desea y descubriera que mis deseos nacen a partir de programaciones de la infancia, lealtades familiares o traumas del pasado?, pasaría que nunca jamás ningún deseo lograría ser más valioso para mí que disfrutar de lo que ya soy y de lo que ya tengo, es decir de mi momento presente.

 

66) Frases sanadoras para dejar de luchar contra mi inconsciente:

- ¡Hola inconsciente!, eres esa parte de mí mismo que desconozco, desconozco cuáles son tus motivaciones reales, tus deseos y tus miedos, tus culpas y tus lealtades familiares, y solo puedo apreciarte cuando hago o dejo de hacer algo sin saber la razón, o cuando me siento de un modo extraño sin saber qué me está provocando sentirme así.
- También estás conectado con mi cuerpo, y te expresas muchas veces a través de síntomas, enfermedades, dolor físico, picores, parálisis, tics y de otras muchas formas tanto si existe un daño orgánico real como si no lo hay.
- Representas todo lo que me escondo de mí mismo porque no encaja con mi Ego y con mi identidad, y si lo reconociera existiría el riesgo de llegar a creerme que soy muy mala persona, o muy raro y anormal, o alguien fracasado sin ningún valor, o incluso que puedo llegar a generar mucho asco en los demás.
- Funcionas más allá de mi lógica y de mis creencias, tienes una escala de valores que no concuerda con los que yo creo que son, pareces otra persona diferente a mí pero a la vez estás muy dentro de mí mismo, y esto me atormenta en muchas ocasiones porque no tengo ni idea de cómo puedo defenderme cuando tomas el mando de mi ser.
- Si lucho contra ti puede que me des cierta ventaja y me permitas creer durante un tiempo que tengo cierto control sobre mí mismo, pero cuando tú quieras puedes quitarme ese control de manera que termine diciendo algo que no quería decir, actuando de un modo contrario de como hubiera querido actuar, o puedes aplastarme con un sentimiento de apatía como si nada de lo que tengo o de lo que hago tuviera ningún sentido.
- Y otras muchas veces me salvas de situaciones complicadas a través de generarme intuiciones que me permiten responder o decidir desde una sabiduría y una inteligencia que me superan a mí mismo.
- Te pregunto qué es lo que quieres de mí, cómo puedo comprenderte más, comunicarme contigo y utilizarte, o que tú me utilices, o que ambos nos utilicemos de un modo que no represente ni conflicto ni una lucha de poder entre nosotros.
- Y la palabras que resuenan en mi interior constantemente al hacerte esta pregunta son confianza y humildad:
            - confía en que cuando te fastidio es porque ha surgido una oportunidad increíble para que te puedas conocer un poco mejor a ti mismo, y que toca revisar tus creencias por si hay alguna que se ha vuelto demasiado rígida o ha quedado desactualizada respecto a tu contexto actual.
            - se humilde porque no se trata de que te controles constantemente para que puedas controlar todo lo que sucede a tu alrededor, sino de que busques siempre ese punto de equilibrio en el que te permites fluir interiormente sin oponerte a que lo externo también pueda fluir libremente.

- ¡Hola inconsciente!, sólo voy a poder comprenderte y nutrirme de ti cuando acepte que eres mucho más sabio e inteligente que yo, y que estos programas que gobiernan mis pensamientos y mis emociones deben ser constantemente revisados porque de lo contrario me estanco, no evoluciono y me pierdo la oportunidad de descubrir que hay más allá de lo que creo ser o saber de mí mismo.

 

67) Frases sanadoras para dejar de sentirse incompleto:

- ¡Hola incompletud! eres el sentimiento que experimento cuando deduzco que me falta algo para sentirme en paz conmigo mismo, para sentirme completo, y si no me siento completo siento que tengo algo que hacer para resolverlo.
- Esta sensación de falta la puedo proyectar de múltiples formas: de dinero, de belleza física, de búsqueda de pareja, de éxito profesional, de prestigio social, de conocimientos o de cualquier otra cosa sobre la que pueda construir una fantasía de que eso me completará por fin.
- Esta sensación me provoca que me sienta constantemente insatisfecho conmigo mismo, pero como es muy desagradable sentirse así puedo proyectar esta molestia contra la sociedad, contra la familia, contra los políticos, contra Dios o contra lo que sea que represente algo externo a mí.
- Y si no lo proyecto sobre algo externo puedo generar la creencia de que tengo que descubrir algo en mí que está roto, perdido o no resuelto y que cuando lo descubra lo podré solucionar de forma definitiva.
- A veces logro autoengañarme lo suficiente para crearme un falso estado de paz interior, negando o renegando esta sensación de incompletud, pero cuando me sucede algo que me confronta o cuando siento algo que no encaja con esta falsa paz fantaseada se me rompe la fantasía, y sufro inevitablemente.
- ¿Cómo puedo superar esta sensación de incompletud pero sin autoengañarme?, ¿cómo puedo lograr sentirme por fin completo pero sin que este deseo llegue a obsesionarme?.
- Aprendiendo a sentirme completo en mi incompletud, mientras esté vivo me sentiré incompleto, sentiré que algo me falta, y gracias a ello me sentiré constantemente motivado a realizarme preguntas y a buscar las respuestas, unas respuestas las hallaré dentro de mí, y otras de forma externa a modo de inspiración.
- Si me rindo a que es así como funciona podré ser paciente conmigo mismo, paciente con la vida y paciente también con los demás ante sus inquietudes por completarse, porque no se trata de completarse si no de simplemente de vivir aprendiendo y creciendo constantemente a partir de esta sensación de incompletud.
- Gracias a que me siento incompleto tengo un motivo o un propósito a través del que puedo sostenerme en la vida, gracias a que siempre hay algo que buscar y que encontrar o resolver mi vida no se detiene y se mantiene en movimiento, porque la vida es movimiento.
- Cuando me sienta en paz con este hecho me seguiré sintiendo incompleto, pero en paz con esta incompletud, y podré vivirlo mucho mejor, con menos inquietud y sufrimiento, pero con algo que hacer, que preguntar, que responder, que descubrir y que encontrar para que siga habiendo movimiento.
- ¡Hola incompletud!, gracias por formar parte de mi vida y por construir en mí deseos y motivaciones, así es como funcionas, así es como te acepto, así es como quedo en paz contigo aunque igualmente me siga sintiendo incompleto pero de otra manera.

 

68) Frases sanadoras para romper el buche de ansiedad depresión:

- ¡Hola ansiedad! eres la solución que utiliza mi inconsciente para evitar caer en depresión o para alejar de mí un estado depresivo.
- ¡Hola depresión! eres la solución que utiliza mi inconsciente para evitar que la ansiedad se apodere de mí completamente y termine desgastándome física y anímicamente del todo.
- ¡Hola ansiedad y hola depresión! aparentemente lucháis entre vosotras para ocupar un mayor espacio en mi vida, pero detrás de esta lucha estáis trabajando en equipo a través de alternaros mutuamente: cuando me siento deprimido nada me importa por lo que no tiene sentido que me sienta ansioso, cuando estoy ansioso tengo tanto por lo que protegerme que no me puedo permitir deprimirme.
- En mi ser hay un agujero que no me permite ser feliz, compuesto por una o varias pérdidas que no he superado, una o varias frustraciones que no he podido trascender, o un cúmulo de pérdidas y frustraciones que han agujereado mi ser, y por este agujero se me escapa mi ilusión por vivir y el amor por mi vida.
- De esta forma vivo en modo superviviente a través de la ansiedad y descanso de vivir en este modo tan agotador a través de la depresión.
- Gracias a vosotras giro alrededor de este agujero para intentar no caer en él y disolverme del todo, pero en este giro continuo también me desgasto gravemente ya que sólo sirve para ganar tiempo, por lo que tarde o temprano si no busco otras soluciones terminaré cayendo en él sin poder evitar lo inevitable: enfermarme gravemente o algo peor.
- Y como este agujero representa un fantasma sin forma definida lo centro en unos temas concretos que lo taponan como puede ser la carencia de dinero, los síntomas físicos, la falta de pareja o mantenerme en una relación tóxica, la mala relación con alguno de mis padres o mis hermanos, un trabajo que no me gusta o que me estresa demasiado, o lo que sea que me permita justificar mi infelicidad y mis miedos.
- Una parte de mí anhela las soluciones ficticias que estoy imaginando como esperanza ante aquello que me podría salvar: ganar mucho dinero, recuperar mi salud, encontrar una pareja o abandonar a la pareja que tengo, dejar de hablarme con mi familia o que ellos cambien su modo de comportarse conmigo, cambiar de trabajo o que por fin me reconozcan en éste como me merezco, o lo que sea que me genere la fantasía de solución.
- Otra parte de mí no va a permitir que se cumpla ninguna solución porque con ello quedaría descubierto mi autoengaño, se caerían mis defensas y me vería confrontado ante este agujero, que representa esa parte de mí que tanto me asusta reconocer y que más intento evitar.
- De mi depende dejar de sabotearme con lo que sea que justifique mi infelicidad, descubrir las verdaderas heridas que aun no he sanado, y coser ese agujero sin aplicar parches que ofrezcan únicamente soluciones temporales.
- Así que para coser este agujero necesito reconstruir mis vínculos, reconectar con mi niño interior, soltar lealtades familiares, cerrar mis duelos pendientes y cortar con todo aquello que me está haciendo daño en el presente.
- ¡Hola ansiedad y depresión!, ya no sois buenas soluciones para mí porque aspiro a mucho más, por lo que estoy dispuesto a superar mis escusas y dedicar todos mis recursos para afrontar mi verdadero dolor.

 

69) Frases sanadoras para profundizar en la herida de desprotección:

- ¡Hola desprotección! eres la herida que experimento cuando me siento atacado por alguien o algo más fuerte que yo, en aquellas situaciones en las que interpreto que no tengo ni los suficientes recursos ni la suficiente fuerza para defenderme del ataque.
- Si puedo huir de la situación ya no me sentiré tan desprotegido, si intento atacar aunque probablemente pierda y salga dañado tampoco me sentiré tan desprotegido, pero si termino sometiéndome o simplemente me quedo paralizado ante el atacante mi sentimiento de indefensión será devastador.

- Puede ser que quien me ataca sea alguien o algo externo como por ejemplo una persona o un grupo de personas, un animal, un virus o una bacteria enfermándome, una institución o una catástrofe natural.
- Pero también puede ser que aquello que me ataca sea algo interno, especialmente cuando son mis propios pensamientos y mis propias emociones las que me abruman por su negatividad e intensidad, o mi propio cuerpo cuando no obedece a mi voluntad.
- Y muchas veces sí que tengo los recursos y la fuerza necesaria para defenderme del ataque externo, pero me da miedo responder porque temo ser demasiado agresivo y causar un daño desproporcionado al defenderme, especialmente si la persona que siento que me ataca es un ser querido o alguien de quien dependo de algún modo.
- El ataque que recibo puede ser real en forma de agresividad física, o verbal, o de chantaje, o puede ser imaginado, es decir que me sienta atacado cuando realmente nada ni nadie me está atacando.
- Tal vez el ataque sea real pero que no sea ni mucho menos tan violento o tan grave como lo estoy interpretando, o tal vez sea mucho más grave y violento y mi tendencia es a minimizarlo precisamente por mi miedo de reaccionar de forma desproporcionada.
- Cuando es mi Ego quien se siente atacado porque considero que están cuestionando mi dignidad, mi inteligencia, o mis buenas intenciones, es mi pasado quien me está haciendo una mala jugada, ya que el Ego vive prisionero del pasado.
- Y cuando soy yo mismo quien me ataco y me agredo, me siento con derecho a ello por ser yo mismo contra mí mismo, o bien porque me autocastigo ante un sentimiento de culpa, o bien porque si no me agredo a mi mismo mi furia podría terminar hiriendo a otra persona a la que no quiero herir.
- El resultado final es indefensión, impotencia, la sensación de que no hay nada que pueda hacer para evitar el ataque o para protestar posteriormente porque sería peor, y todo ello me genera terminar desconfiando de mí mismo, de los demás y de la vida en general.
- ¡Hola desprotección! que en algún momento me haya sentido desprotegido no significa que no pueda hacer nada con eso, puedo sanarlo, puedo encontrar la raíz en mi pasado personal o en el pasado familiar, y puedo reconducir la situación para que mis propias creencias y mis emociones dejen de condicionar negativamente mi visión de la vida y de lo que representa vivir en este mundo.

 

70) Frases sanadoras para profundizar en el sentimiento de envidia:

- ¡Hola envidia! eres el sentimiento que experimento cuando soy testigo de que otra persona tiene algo que yo no tengo, y pienso que por esta razón él o ella puede disfrutar de algo que yo no puedo, o al menos es así como yo lo interpreto.

- Puedo envidiar una cualidad o un talento que no reconozco en mí mismo, como por ejemplo simpatía o carisma, valentía o seguridad en uno mismo, belleza física, inteligencia, fuerza o resistencia, creatividad, persistencia y constancia, profesionalidad, sentido del humor, incluso humildad o bondad hacia los demás.
- Puedo envidiar algo material y cualquier aspecto que genere un estatus alto o un prestigio que yo no tengo: dinero o patrimonio, una casa, un coche, joyas, ropa, títulos o diplomados, tener buenos contactos o amistades, tener pareja o una familia propia o lo que sea que simbolice para mí un gran éxito a nivel social.
- El hecho de compararme con esa persona y de anhelar lo que tiene sin esperanzas de que yo también lo puedo conseguir, me provoca infelicidad, sentirme impotente y limitado, y por esta razón desearía que esa persona perdiera eso que tiene para no sentirme desaventajado ante él o ella, o alejarme al máximo para no seguir doliéndome al verlo.
- Y si lo que envidio es una cualidad y no algo material, puedo incluso desear que esa persona desaparezca o muera para no seguir resintiéndome ante su éxito o su felicidad, por lo que fácilmente puedo llegar a convertir mi envidia en odio.
-  La envidia nace a partir de la creencia de que no tuve unos padres adecuados para mí, de que los demás si han tenido unos padres mejores que los míos, y de que por esta causa yo estoy condenado a sufrir, a no conseguir las cosas que realmente deseo, o si las consigo a sentirme igualmente insatisfecho porque descubriré que eso que deseaba no era realmente lo que esperaba conseguir.
- Lo que envidio, consciente o inconscientemente, es haber tenido unos padres mejores, porque así yo me habría construido mejor, y ahora sería más capaz de conseguir lo que quiero por mis propios méritos, así me sentiría más completo como persona, más satisfecho conmigo mismo y más a salvo de mis sentimientos de inadecuación.
- Tal vez me faltó más cariño, amor, presencia, y reconocimiento de mis padres, o tal vez me faltó que me pusieran más límites y más contención para que aprendiera a tolerar mis frustraciones, de esta forma ahora me sería más mucho más fácil aceptar lo que no resulta conforme a mis deseos o expectativas.
- Y si considero que mis hermanos sí tuvieron eso de mis padres y yo no, mi envidia será mucho mayor porque pensaré que mis hermanos me robaron la parte que a mí me correspondía recibir.
- Detrás de todo ello estoy repitiendo un sufrimiento que me antecede, un sentimiento que ya cargaban seguramente mis padres o mis ancestros, el sentimiento de que los demás siempre tienen más suerte que yo, más facilidades, más recursos o más oportunidades de las que la vida a mí me ofrece.
- ¡Hola envidia!, cuando logre sentir que mis padres son los mejores para mí porque son los míos, y que no aporto nada a mi sistema familiar cargando los sentimientos de inadecuación e insatisfacción que no son míos, lograré sentirme afortunado y bendecido siempre, tenga lo que tenga, y siendo quien soy y como soy.

 

71) Frases sanadoras para suavizar mi "buenismo":

- ¡Hola buenismo! representas mi necesidad de que los demás me consideren una buena persona según mi criterio de lo que significa ser una buena persona, porque lo contrario representaría sentirme malo o incorrecto.
- Si mi criterio de ser bueno significa no ir molestando a los demás, haré todo lo posible para que nadie me considere una molestia, por lo que muchas veces permaneceré callado aunque tenga ganas de hablar, o no pediré algo que necesito para que la otra persona no sienta que la estoy molestando.
- Si mi criterio es que debo ser muy generoso para que me consideren bueno, en muchas ocasiones lo seré demasiado, por lo que inevitablemente si los demás no me corresponden con la misma generosidad, terminaré creyendo que nadie es tan bueno como yo, y que la gente es muy desagradecida, aprovechada o las dos cosas a la vez.
- Si mi criterio es que no me puedo negar a nada que me pidan, terminaré diciendo "sí" a muchas peticiones a las que realmente habría preferido decir "no", por lo que me sentiré enfadado conmigo mismo por no haber dicho "no", aunque tampoco lo haya podido evitar.
- Y si mi criterio es que bondad es igual a altruismo, me pasaré la vida intentando ayudar a las personas incluso cuando ellas no me pidan mi ayuda, por lo que pueden incluso terminar enfadándose conmigo por meterme donde no me llaman.
 - Me doy cuenta de que mi necesidad de que me consideren una buena persona obedece a mi necesidad de ser amado, reconocido, validado y de que los demás me den un lugar en su vida, y también por mi temor al conflicto, a discutir y a salir perdiendo en esas discusiones.
- Me doy cuenta de que necesito ocupar un lugar en el mundo para no sentirme perdido, y de que este lugar depende mucho de que los demás me acepten y que no me rechacen.
- Pero muchas veces acabo sintiéndome perdido igualmente, porque cuando me excedo en mi temor a molestar, o pretendo ser tan generoso o altruista, el lugar que termino ocupando en el mundo es un lugar incómodo y desagradable para mí.
- ¿Qué representaba para mis padres o mis cuidadores ser un niño bueno o un niño malo?, ¿cómo esperaban o necesitaban ellos que yo fuera?, ¿cómo puedo trascender estas expectativas que ellos proyectaron en mí o que yo interpreté respecto a ellos ante mi necesidad de que me dieran un lugar y me quisieran?
- Las respuestas ante estas preguntas son el primer paso que debo transitar para descubrir de qué forma y hasta qué punto estoy atrapado en mi necesidad de sentirme una buena persona, y el segundo paso será descubrir que tengo que cambiar para sentirme bien y a gusto conmigo mismo más allá de lo bueno o malo que me crea ser, o de cómo piensan los demás que soy.
- ¡Hola buenismo!, gracias al sufrimiento que me causas estoy motivado para descubrirme a mí mismo, descubrir quién soy más allá del hijo de mis padres, el hermano de mis hermanos, la pareja de mi pareja, el empleado o el jefe en mi trabajo, el amigo de mis amigos o ante cualquier otro rol social que esté cumpliendo en relación con las personas que me rodean.

 

72) Frases sanadoras para superar el miedo a establecer vínculos profundos:

- ¡Hola miedo al vínculo!, eres el sentimiento que experimento ante mi creencia consciente o inconsciente de que conectar profundamente con otras personas me quita mucha más de lo que me aporta, por lo que únicamente sólo puedo establecer vínculos superficiales.
- Siento temor de aburrirme al lado de alguien y de no poder escapar, porque si escapo la otra persona se podría sentir lastimada u ofendida y yo luego me sentiría culpable, pero si me quedo sentiré que estoy perdiendo mi tiempo por no poder hacer otras cosas que me motivan mucho más.
- Siento miedo de que esperen mucho más de mí de lo que me apetezca dar, y que eso genere conflictos, discusiones, malos entendidos y desencuentros, o que termine callando, cediendo y dando de mí lo que no quiero dar.
- También siento temor de implicarme y entregarme mucho en una relación, porque si luego me rechazan o me abandonan terminaré con el corazón roto y, además, me sentiré tonto por haber dado tanto de mí para nada.
- Me da miedo conceder demasiada confianza al otro, porque lo podría aprovechar para hacerme bromas que me resulten desagradables o humillantes, o para decirme verdades que no deseo escuchar.
- Por una parte prefiero sentirme libre, que puedo hacer lo que quiera y que nadie espera demasiado de mí, porque de lo contrario me sentiría atrapado, enjaulado o limitado.
- Pero por otra parte termino sintiéndome solo, porque cuando únicamente me relaciono de forma superficial, me pierdo también la oportunidad de sentirme querido e importante para otra persona.
- Además, cuando alguien se interesa realmente por mí, me aprecia, me ama y le importo, surge una sensación extraña en mi interior de que no lo merezco, de que eso es demasiado bueno para mí, y que por esta razón es imposible que esa relación dure mucho.
- Tal vez de niño sentí que mis padres esperaban demasiado de mí, y eso me hizo sentir presionado, o tal vez fui testigo de cómo mis padres sufrían demasiado por tener que complacer a mucha gente, y eso me hizo sentir que no es bueno entregarse tanto a los demás.
- O tal vez ya me han roto el corazón demasiadas veces, por lo que fantaseo que si me vuelven a rechazar, abandonar o traicionar, ya no lo podré soportar y me derrumbaré del todo.
- ¡Hola miedo al vínculo!, prefiero arriesgarme, prefiero salir de mi zona de confort y atreverme un poco más con las personas, y no por la incomodidad de sentirme solo, lo voy a hacer porque no quiero que el miedo mande más en mi vida que yo mismo.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Espacio Aquí y Ahora